fcb.portal.reset.password

Arroyo, entrevistado en Barça TV / VICTOR SALGADO - FCB

Carlos Arroyo no es el primer puertorriqueño que lucirá la camiseta azulgrana. Será el octavo. Antes de él, una larga retahíla de compatriotas suyos han jugado con la camiseta del FC Barcelona. Del último, Daniel Santiago, hace ya seis años.

El último jugador de Puerto Rico que jugará en el Palau será Carlos Arroyo, un experimentado base con sobrada experiencia NBA y en Europa y que llega al Barça para ser, junto a Tomas Satoransky, el director de juego del equipo de Xavi Pascual.

Ruano, Hiram y Cuello, los primeros

Los dos primeros llegaron bajo la presidencia de Miró Sans. El FC Barcelona consiguió destronar un Real Madrid acostumbrado a ganarlo todo e hizo doblete la temporada 1958/59 y para la siguiente, la 1959/60, Llaudet, el hombre fuerte de la sección, logró los fichajes de dos jugadores puertorriqueños: Ruano y Hiram Ruiz. El objetivo no era otro que levantar la Copa de Europa, pero el equipo cayó en los octavos de final ante el campeón polaco. Ruaño (1959/60) sólo jugó una temporada; Hiram Ruiz, dos (1959-61).

Jorge Cuello, ya era un jugador con experiencia en España, concretamente en las filas del Aismalíbar, un equipo catalán establecido en Montcada i Rexach. Estuvo una década jugando en la Península mientras compaginaba el deporte con sus estudios de medicina. En el Barça jugó dos temporadas (1961-63).

Blondet, punto de inflexión

Héctor 'El Mago' Blondet
marcó un punto de inflexión. La sección, a diferencia de los años 50 y 60, ya era profesional y este puertorriqueño, el primer seleccionado en el draft de la NBA, tuvo una breve experiencia internacional jugando en las filas del FC Barcelona (1973/74) y del Wienner de Austria. Blondet era un jugador distinto, nacido en Nueva York, habituado a jugar en la calle, y con nacionalidad puertorriqueña.

Tablero y canasta

'Piculín Ortiz'
fue uno de los primeros jugadores que pasaron del Real Madrid al FC Barcelona. Con los blancos vivió su segunda experiencia europea (1989/90) -tras de un fugaz paso por el CAI- una vez fue cortado por los Utah Jazz de la NBA. En el ejercicio siguiente, el FC Barcelona lo contrató para ser la pareja interior de Audie Norris. Con el conjunto barcelonista, bajo las órdenes de Bozidar Maljkovic, jugó allí dos temporadas (1990-92) en las que pudo ganar la Copa del Rey del 1991 y fue subcampeón de Europa. En las retransmisiones deportivas hizo famosa la frase "tablero y canasta" debido a su mecánica peculiar de tiro en la que siempre buscaba el tablero antes de que encestara.



Rivas y Santiago, más pívots para la pintura

Ramón Rivas
y Daniel Santiago fueron los dos últimos pívots puertorriqueños que pasaron por el Barça. En ambos casos sólo estuvieron una temporada, aunque en el caso del segundo, con más protagonismo. Rivas estuvo en Barcelona con Aíto de técnico (1996/97). El entrenador madrileño lo conocía bien de su etapa en el Baskonia, pero su sobrepeso fue uno de los problemas que arrastró en su corta etapa como jugador azulgrana. En el caso de Santiago, el puertorriqueño fue una de las referencias interiores del Barça que volvió a ganar la Liga 2008/09 cinco temporadas después de haber levantado el último título.

Volver arriba