fcb.portal.reset.password
Víctor Sada, en un partido con el Barça / FOTO: ARCHIVO FCB

Víctor Sada, en un partido con el Barça / FOTO: ARCHIVO FCB

Pocos jugadores en la historia del Barça han ganado tantos títulos defendiendo la camiseta azulgrana como miembros del primer equipo. Pese decir adiós al club de su vida, Víctor Sada Remisa (Badalona, 8 de marzo de 1984), oficialmente ya jugador del Mora Banc Andorra, nuevo equipo ACB, puede abandonar la entidad azulgrana orgulloso de su trayectoria, ya que desde de la temporada 2005/06 ha ganado 13 títulos, 19 sumando las seis Ligas Catalanas conseguidas. Y lo ha hecho en dos períodos. El segundo, el de su regreso tras ganar en experiencia en Girona, ha coincidido con uno de los de mayor éxito de la sección.

Un palmarés brillante

En los últimos años, Sada ha sumado una Euroliga (2010), cuatro Ligas ACB (2009, 2011, 2012 y 2014), tres Copas del Rey (2010, 2011 y 2013), tres Supercopas ACB (2010, 2011 y 2012) y cinco Ligas Catalanas (2010, 2011, 2012, 2013 y 2014). A todos estos títulos hay que sumar el de la Liga ACB 2004 y el de la Supercopa ACB y la Liga Catalana de 2005, los tres correspondientes a su primera etapa en el Barça. Unos números envidiables para un jugador que llegó con 11 años, pero que tuvo que marcharse para desarrollar su juego y tener la oportunidad de volver a casa y asentarse.

Emigrar para crecer

Sus primeros años en la élite del baloncesto estuvieron estrechamente ligados al entrenador Svetislav Pesic. El serbio fue el primero en confiar en Sada y, el 16 de octubre de 2003, le dio la oportunidad de debutar con el primer equipo azulgrana, después de diez años jugando en las categorías inferiores del Club. Como su juventud dificultó su consolidación, en 2006 tuvo que buscar nuevas experiencias. Así pues, de nuevo con Pesic, fichó por el Akasvayu Girona.

Fueron dos años para confirmar su condición de protagonista. A pesar de ser un jugador de corte defensivo, en Girona perfeccionó su dirección de juego y su visión a la hora de asistir a los compañeros. Se convirtió en un base atípico, gran reboteador, pero a la vez capaz de llevar las riendas del equipo. De hecho, lideró el Girona, junto con Marc Gasol, hacia la conquista de la FIBA Eurocup ante el Azovmash ucraniano (79-72). Sólo el equipo de su ciudad, el Joventut de Badalona, le privó de hacer más grande su éxito, ya que en 2008 cayó en la final de la ULEB en Turín y en cuartos de final del play-off de la Liga ACB.

El retorno de un jugador contrastado

Sus temporadas en el Akasvayu hicieron que Xavi Pascual lo llevara, de nuevo, al Barça. Durante los primeros años de su regreso fue un hombre indispensable, gracias a su buena labor defensiva. De hecho, brilló en la final de la Euroliga de 2010, contra el Olympiacos. Sada anotó tres puntos, repartió tres asistencias, ayudó en tareas defensivas y dio una lección de juego en equipo. De hecho, sus actuaciones lo llevaron a la selección española, donde consiguió una medalla de oro en el Eurobasket de Lituania 2011 y una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

A partir de la temporada 2011/12 compartió dirección de juego con Marcelinho Huertas en el Barça, pero en las últimas temporadas el base catalán ha ido perdiendo protagonismo. Sin embargo, han sido muchos años en la Entidad y el de Badalona, además de despedirse con una nueva Liga ACB, dice adiós con un dato brillante: ser el séptimo jugador con más minutos jugados en la historia de la sección.

Volver arriba