fcb.portal.reset.password

Huertas, en un acción contra el Panathinaikos. FOTO: G. PARGA - FCB

No es habitual que el Barça de baloncesto pierda tres partidos seguidos, aunque sea a domicilio. Las tres derrotas en la pista del Obradoiro, Alba de Berlín y el Bilbao Basket han situado a los de Xavi Pascual en la quinta posición de la Liga Endesa, aunque los catalanes están a tan sólo un triunfo del segundo clasificado. Por tanto, hay invertir esta situación puntual para volver a la senda del triunfo. Y qué mejor que jugar en el Palau para volver a tomar impulso y llegar a la Copa del Rey en las mejores condiciones posibles.

Los lesionados mejoran

No es fácil estar sin Brad Oleson, Álex Abrines, Juan Carlos Navarro y Marcus Eriksson. Todos ellos jugadores exteriores, importantes, y tres de ellos de la misma posición, lo que el equipo ha acabado notando en los últimos partidos. Pese a superar brillantemente el Real Madrid en el Palau (76-68), los tres partidos posteriores han acabado con derrota pero parece que dos de ellos comienzan a ver la luz al final del túnel.

Y es que Brad Oleson y Álex Abrines se han estado recuperando intensamente estos días en Barcelona y también viajaron con el equipo en Berlín y en Bilbao para volver a estar en dinámica de equipo y terminar de hacer su recuperación con el equipo. Aunque todavía les queda rodaje tras semanas parados, es posible que ambos puedan volver a las pistas esta semana. No hay nada decidido, porque están en el tramo final de su recuperación, y el día a día será decisivo.

Partidos importantes

Para volver a la senda del triunfo el Barça disputará esta semana dos partidos de gran nivel. El primero, el viernes 9, a las 20:45 horas, contra el Panathinaikos de Dusko Ivanovic, al que ya superó por dos veces en la primera fase de la Euroliga. El segundo, igual o más duro, ya que visitará Barcelona el Unicaja de Málaga, líder en solitario de la Liga Endesa con un balance de 12-2 y que actualmente está practicando un gran baloncesto (domingo 11, 12:30h).

El reto es importante, incluso muy difícil, pero este equipo está capacitado para superar retos y también está acostumbrado a jugar bajo presión. La mejor manera de volver a coger una buena línea de juego es superando a grandes rivales y llenarse de confianza.

Volver arriba