fcb.portal.reset.password
Satoransky, el dia de su firma como azulgrana

Satoransky, el dia de su firma como azulgrana. FOTO: V. SALGADO - FCB

Ukic, con un joven Huertas al fondo, en su etapa de azulgrana

Ukic, con un joven Huertas al fondo, en su etapa de azulgrana. FOTO: Arxiu FCB

No es habitual ver a un director que se aproxime a los dos metros o que los supere. El Barça de baloncesto contará este curso 2014/15 con Tomas Satoransky, de 22 años y que mide 2,01. El checo, que proviene del Cajasol, se convertirá en el base más alto de la historia del Barça en, como mínimo, los últimos 30 años, periodo de tiempo en que se tienen datos fiables de las alturas de los jugadores. Hasta ahora el base puro más alto que había pasado por el Barça había sido Roko Leni Ukic (1,95), sin olvidar a Roger Grimau, que en sus inicios en el Barça en 2003 actuó en la posición de base desde sus 196 centímetros.

El primer gran base alto, con un físico impecable, fue José Antonio Montero, que, con 1,93, se convirtió a principios de los noventa en el director de juego con más altura de la historia del Barça superando a Nacho Solozábal (1,85), Quim Costa (1,84) y Arturo Seara, uno de los más pequeños (1,78). Más adelante, en 1993, la llegada de Salva Díez comenzó a normalizar el hecho de ver un base con una altura superior a los 190 centímetros.

Evolución física y costumbre

Con el paso de los años, y con la evolución de la especie, han aparecido bases aún más altos. Por diferentes motivos y razones, ya sea por la alimentación o por un mejor entrenamiento, entre otros, en los últimos años es habitual ver la mayoría de los bases de los equipos superando el 1, 90. Y el Barça, también. A principios de 1998 Rodrigo de la Fuente, un gran proyecto de base alto con 1,99, llegó a llevar a cabo estas funciones, aunque acabó jugando el resto de su carrera en la posición de escolta.

Desde entonces, y hasta la llegada de Sarunas Jasikevicius (1,93) en 2000, por el Club pasaron bases como Djordjevic (1,86), Goldwire (1,88) y Nacho Rodríguez (1,86 ), entre otros. Víctor Sada (1,92) -en dos etapas-, Milos Vujanic (1,91) en 2005 y Pepe Sánchez (1,92) en 2007 son otros jugadores altos en esta posición.

Del más pequeño al más grande

La llegada la temporada 2008/09 de André Barrett supuso que el base norteamericano, que no tuvo mucho protagonismo, se convirtiera en el director más bajo de los últimos treinta años, y superó incluso a Arturo Seara. Su 1,75 es, hasta ahora, la cifra más baja para un base azulgrana. La temporada siguiente la llegada de Ricky Rubio (1,93) volvió a elevar la altura.

En estos últimos tres años la pareja Sada (1,92) y Huertas (1,91) ha impuesto su calidad y su físico, y con la llegada de Satoransky (2,01) el Barça contará con el base más alto de la Euroliga, que supera, entre otros, a Planinic (1,99) y a Diamantidis (1,96).

Joan Creus, en la lista

El actual secretario técnico de la sección de baloncesto, Joan Creus, jugó en el Barça un par de temporadas antes de la creación de la ACB. En la etapa del 1980-82, Joan 'Chichi' Creus vistió la camiseta del Barça desde sus 176 centímetros, siendo uno de los bases con menos altura de la historia del Barça. Aún así, su larga y exitosa carrera está fuera de duda y ha sido reconocido como uno de los mejores bases de la Liga ACB.

Volver arriba