fcb.portal.reset.password

Fotomontaje Justin Doellman con Gianluca Basile / FOTO: FCB

Ha sido uno de los extranjeros que más huella han dejado en el Palau Blaugrana. Gianluca Basile jugó seis temporadas con la camiseta azulgrana en las que consiguió tres títulos de Liga, tres Copas del Rey y una Euroliga, el título más preciado conseguido en París tras una final inolvidable ante el Olympiacos griego.

Desde que se fue, en junio de 2011, ningún otro jugador había vestido la camiseta azulgrana. Ahora, sin embargo, ya tiene heredero. Se trata del estadounidense Justin Doellman, un jugador al que Basile le puede dar algunos consejos: "Lo más importante es ser tú mismo, pero sin olvidar que ahora formas parte de un club grande como el Barça. Hasta que no llegas a una institución deportiva tan grande como esta no te das cuenta de su dimensión. Me hace ilusión que alguien pueda llevar de nuevo el '5'."

Rápida adaptación

"No sé porque fue, quizá por el carácter nuestro que es similar al de los catalanes, pero nos adaptamos muy rápido a todo. Al estilo de vida y al juego de la Liga ACB. No creo que Justin tenga ningún problema, porque ha jugado en otros equipos de la misma competición y sabe lo dura y exigente que es. En cuanto al Club, aunque es muy distinto jugar para Valencia que para el Barça, se lucha casi por los mismos objetivos, porque allí se han hecho también las cosas muy bien en las últimas temporadas y son uno de los grandes de España", explica Gianluca Basile.

Los culés, un público exigente y agradecido

"¿Qué puedo decir de la gente del Palau y de los culés en general? Me lo dieron todo y tengo recuerdos imborrables. Siempre les estaré muy agradecido. Me hicieron sentir muy cómodo desde el principio. También es cierto que yo siempre lo di todo. ¡Sudaba la camiseta! Y eso es bueno de cara a los aficionados. En el Palau hay gente muy entendida de baloncesto, pero a la vez muy exigente. Creo que Justin tendrá la gran suerte de vivir un ambiente único cuando el Palau esté lleno, y esta temporada el equipo tiene muy buena pinta. Ojalá le vaya muy bien a él y a los compañeros", concluye el escolta italiano.

Las primeras temporadas, duras

Basile llegó la temporada 2005-06 de la mano de su compatriota Denis Marconato. Su técnico entonces era Dusko Ivanovic, que tenía a Xavi Pascual como ayudante. El técnico montenegrino era un hombre muy exigente y Basile recuerda que aquellas primeras dos temporadas y media fueron especialmente duras: "¡No parábamos de sudar! (ríe). Cada entrenador tiene sus métodos, pero el cambio que sufrimos cuando llegó Pascual a primer entrenador fue muy positivo. Con el cambio de técnico llegaron los títulos más importantes."


Volver arriba