fcb.portal.reset.password
Abrines, al lado de Ribas y Printezis

Abrines, al lado de Ribas y Printezis. FOTO: EUROLEAGUE

Uno de los grandes objetivos del baloncesto y de la Euroliga es llegar a más gente, a más seguidores cada temporada que pasa. Desde este lunes la máxima competición continental de clubes organiza en su sede de Barcelona diferentes charlas y reuniones con jugadores, entrenadores y directivos para comentar la temporada que ha finalizado y buscar nuevos objetivos para las próximas temporadas.

Los seguidores, básicos

"Es hora de seguir adelante y pasar a otro nivel si queremos seguir creciendo como en los últimos años. Es el momento de definir la última visión y por eso necesitamos la opinión de los jugadores y entrenadores", comentó Jordi Bertomeu, presidente ejecutivo de la Euroliga a los jugadores que han asistido, a los que les ha dicho que "todas las decisiones que tomamos deben ir conducidas a los seguidores. Si pensamos que la decisión no ayuda no lo haremos, si es que sí, lo tenemos que intentar".

El azulgrana Álex Abrines, que ha completado una gran temporada a las órdenes de Xavi Pascual con el título de Liga y que ahora está entre los 12 elegidos para disputar el Mundial con la selección española, ha sido el jugador del Barça escogido para asistir a este acto. Pau Ribas ha ido por el Valencia Basket, Marcus Slaughter por el Real Madrid, Mindaugas Kuzminskas por el Unicaja y Fernando San Emeterio por parte del Laboral Kutxa.

Los pensamientos de los jugadores

Varios capitanes y miembros de los equipos participantes en la próxima edición de la Euroliga han dicho la suya en diferentes cuestiones. "La Euroliga está abierta a los pensamientos de los jugadores y sus sugerencias, lo que es una buena noticia. Saben que somos el producto y por eso la Euroliga quiere lo mejor para nosotros", han comentado los jugadores, que han añadido que "somos el puente entre la Euroliga y los clubes. Ha sido una gran oportunidad y todos queremos lo mismo".

Volver arriba