fcb.portal.reset.password

Oleson, en el partido jugado en el Palau contra el Olimpia de Milano (FOTO: Archivo - FCB)

Hablar de Brad Oleson es hacerlo de un jugador diferente. Hablar de este escolta norteamericano con pasaporte español es hacerlo de un jugador que aporta aquellos intangibles tan necesarios en un equipo con roles bastante definidos. El de Alaska es uno de esos elementos claves para entender el notable rendimiento del FC Barcelona en lo que llevamos del 2014.

Reaparece en Moscú

La Supercopa de España, jugada en Vitoria, fue el primer compromiso oficial que disputaba y el último antes de la lesión por estrés que sufrió en el peroné de su pierna izquierda. Estuvo parado casi dos meses, quizás los más complicados del equipo a nivel de resultados, pero cuando regresó, Xavi Pascual recuperó al asesino silencioso, aquel jugador de equipo que sirve para equilibrar el resto de piezas de un bloque.

Volvió a las pistas en Moscú. Fue el 12 de diciembre del año pasado, cuando los azulgranas caían por 79 a 65 ante el CSKA. Entrando desde el banquillo, el escolta terminó siendo el máximo anotador de su equipo con 14 puntos. A pesar de la derrota, a Oleson aquella actuación le valió para recuperar sensaciones y, sobre todo, para volver a demostrar que no había olvidado lo que mejor sabía hacer, poner su talento al servicio del Barça.

Valencia, un partidazo desde los 6.75m

Oleson ha seguido creciendo, como el resto del equipo, desde que regresó. Casi dos meses después de su reaparición, el 2 de febrero de 2014, selló una gran actuación en la Fuente de San Luis. En un gran partido de baloncesto, los azulgranas perdieron por sólo dos puntos ante uno de los equipos más en forma de la competición, el Valencia Basket (95-93). El estadounidense terminó el encuentro con 18 puntos y un 5/5 desde la línea de tres puntos. Una lástima que su actuación no terminara sirviendo para superar al cuadro de Velimir Perasovic.

En el Palau ante ante Emporio Armani y en Málaga, letal

Pocas horas después de haber perdido la final de la Copa del Rey, en la que un 2+1 suyo en los últimos segundos a punto estuvo de significar el triunfo de los de Pascual, Brad Oleson fue vital en el triunfo barcelonista ante Olimpia de Milano. Los italianos visitaban el Palau en uno de los partidos más complicados con los que se podían encontrar después de la final de Copa. Oleson, letal en el último periodo (15 puntos), fue clave en el triunfo final (80-70), el que suponía el sexto seguido en el TOP 16.

Volviendo a la competición doméstica, el pasado 2 de marzo, los azulgranas regresaban a Málaga. Esta vez, para jugar partido de la Liga Endesa. En juego, dejar un poco más atrás a un rival directo en la lucha por la tercera plaza. En un partido muy igualado, Oleson anotó un triple imposible a falta de poco más de un minuto para el final. Aquella canasta y la notable actuación de un base en el poste bajo -Victor Sada-, terminó decantando el choque para los de Xavi Pascual (69-74).

"Me siento muy cómodo con el rol que tengo"

Oleson, en declaraciones a la web oficial del Club, confirma que es un jugador al que le gusta "salir desde el banquillo": "Me siento cómodo con el rol que juego en el equipo. Siempre he sido un jugador paciente y me gusta salir desde el banquillo para ayudar en lo que pueda a mis compañeros". Oleson, un tipo de los que hace poco ruido, discreto y muy educado, es un jugador agradecido al Barça: "He jugado en muchos equipos y me lo he pasado muy bien en otras etapas de mi carrera, pero ahora me siento también muy a gusto en el Barça. Formar parte de este gran equipo es un aliciente más para mí cada día."


Volver arriba