fcb.portal.reset.password

Los jugadores, en la escuela. FOTO: GERMÁN PARGA- FCB

Pullen, haciendo ejercicios. FOTO: GERMÁN PARGA - FCB

Todorovic, en un momento de la visita. FOTO: GERMÁN PARGA - FCB

Este martes por la tarde ha sido muy especial para los alumnos de la escuela Bon Pastor de Sant Andreu. Marcelinho Huertas, Marko Todorovic y Jacob Pullen han visitado este centro educativo y han participado activamente en las actividades organizadas en la cancha de baloncesto, con la colaboración de la 'Fundació del bàsquet Català'.

Unos sesenta niños, divididos en tres grupos, han tenido la suerte de compartir pista con los tres jugadores del Barça. Unos tenían que intentar canastar ante la oposición de Todorovic; otros, completar un circuito de habilidad de la mano de Pullen y el resto, competir en un emocionante juego del KO con Marcelinho Huertas.

La canasta imposible de Pullen

En la escuela Bon Pastor tienen un reto muy curioso. Hay que intentar canastar desde el exterior del recinto, haciendo pasar el balón por encima del tablero y del aro. Huertas, Todorovic y Pullen han aceptado la proposición y finalmente ha sido Pullen quien ha anotado la canasta imposible entre los aplausos del recinto.

"Gracias a todos por compartir este rato con nosotros. Estáis invitados a venir al Palau. Ha sido un placer estar aquí y queremos haceros un regalo porque sigais jugando a baloncesto", ha comentado Marcelinho Huertas a todos los asistentes antes de entregarlos seis balones de baloncesto y enfilar el camino de regreso hacia el Palau para completar una nueva sesión de trabajo.


Volver arriba