fcb.portal.reset.password

Wallace, en una acción contra el Madrid. FOTO: Olimpia Milano

CJ Wallace no dejó indiferente a nadie durante las dos temporadas que defendió la camiseta del FC Barcelona (2011 hasta 2013). El ala-pívot estadounidense, que jugó como azulgrana con pasaporte congoleño, juega esta temporada en el Armani Milán, que visita este viernes el Palau Blaugrana (20:45 horas) en la que será la sexta jornada del Top 16 de la Euroliga. Wallace, que siempre se implicó mucho y luchaba cada pelota al límite, nos habla de su experiencia en Cataluña.

¿Qué recuerdos tiene de Barcelona?

Es el mejor lugar para jugar al baloncesto en Europa. No tengo ninguna duda. La ciudad es genial, porque encuentras todo lo que quieres y necesitas. Tienes playas, ves el mar y además juegas al mejor Club de Europa. El Barça tiene la mejor organización.

En el Barça ganaste una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa.

Sí, tuvimos dos años buenos, aunque las lesiones no nos respetaron nada. Durante el primer año Ndong arrastró problemas y en esta última temporada, en el tramo final, Navarro, Lorbek y Jawai sufrieron mucho. Fue una pena no poder superar al Madrid en las semifinales en Londres y aún lo fue más la temporada 2011/2012, en la que sólo perdimos dos partidos en Europa y uno fue en la Final Four. En la Liga recuerdo con especial ilusión el cuarto partido de la final de la ACB 2011-2012 en Madrid, tras perder contundentemente el tercer y terminamos siendo campeones.

¿Con qué te quedas del Barça?

Con su gente. Del primero al último. Los jugadores, los técnicos, la gente ... sin duda que fueron dos años geniales porque todos iban a una, nadie era egoísta y todos queríamos lo mismo.

¿Qué me puedes decir de Xavi Pascual?

Es un gran entrenador, le tengo un gran respeto. Me ayudó mucho y es el entrenador que mejor prepara los partidos. Cuenta con muchos sistemas, más de 100, y tienes que ser inteligente para poder interpretarlos. No es fácil gestionar una plantilla como la del Barça y él lo hace muy bien tomando decisiones.

Ahora juega en Milán. ¿Cómo se ha adaptado?

Bien, muy bien. Es cierto que ahora llueve cada día y eso no me gusta-sonríe-, pero te acostumbras. Es una gran ciudad, con mucha moda, y su historia, pero en Barcelona viera el sol prácticamente cada día.

Su equipo ha ido de menos a más en Europa desde que está Hackett

Correcto. Es un grandísimo jugador, un base-escolta que puede hacer de todo y lo más importante: no es nada egoísta. Sabe pasar la pelota y ahora cada vez estamos mejor, nos hemos acoplado a todos los jugadores nuevos y tenemos un margen de mejora muy grande.

Este fin de semana, sin embargo, perdisteis a cuartos de la 'Coppa' y jugabais en casa.

Ha sido muy duro. Ganábamos por una amplia diferencia y terminamos perdiendo contra el equipo que fue el campeón. Jugar contra el Barça después de una derrota así tiene dos lecturas: podemos resarcirnos y demostrar que somos un gran equipo o también puede ser que nos afecte. Creo que no será así, porque estamos entrenando muy bien.

En el Top 16 estáis en una gran posición y habéis ganado a grandes rivales.

Ganar al Olympiacos por casi treinta puntos fue impresionante. El pabellón estuvo impresionante y la gente disfrutó mucho. También superamos al Fenerbahçe y ahora nos tenemos que creer que podemos llegar muy lejos, que tenemos talento y que tenemos un gran margen de mejora.

Volviendo al Palau. ¿Tiene ganas de volver y ver su antigua afición?

Claro! No puedo esperar. Cuando fui a Madrid, en la primera fase, la gente me pitó mucho. Esto es que lo hice bien en Barcelona -dice entre risas-. Creo que la gente del Palau tiene un buen recuerdo de mí. No anotaba muchos puntos, pero me dejé el alma en la pista.


Volver arriba