fcb.portal.reset.password

Navarro, en una acción del segundo partido disputado en el Palau / FOTO: GERMAN PARGA - FCB

De momento, máxima igualdad. Los dos primeros duelos entre Barça Regal y Panathinaikos se han decidido a cara o cruz (72-70 y 65-66). Este martes la serie continúa en Atenas, en el OAKA, un pabellón con capacidad para 18.000 espectadores donde, aunque parezca mentira, es posible ganar. Este equipo ya levantó una situación similar hace menos de un año, en la final de la Liga Endesa, cuando fue capaz de ganar en la pista del Real Madrid con todos los elementos en contra. Jugadores y técnicos azulgrana confían en una nueva gesta y saltarán al parquet con ganas de conseguirla (20.45 horas, Esport3).

Xavi Pascual espera poder contar con Joe Ingles, que arrastra un golpe en la cadera de la pierna derecha, y ya ha avanzado que, para poder ganar, se tendrán que disminuir los errores defensivos y mejorar los porcentajes de acierto, sobre todo en los tiros de 2 puntos. El entrenador azulgrana se ha llevado a un total de 15 jugadores a Atenas, entre los cuales los jóvenes Hezonja y Mbaye y Brad Oleson, aunque no pueda disputar la máxima competición europea.

El factor ambiental

Los griegos afrontan este tercer partido después de haber disfrutado de un fin de semana de descanso. Su principal duda es James Gist, el máximo anotador de los dos primeros enfrentamientos, pero todo hace pensar que estará. Los de Pedoulakis, con el citado Gist, Lasme y Diamantidis como referentes hasta ahora, quieren hacer valer el factor OAKA pero son conscientes del potencial azulgrana, que podría ser aún mayor si jugadores con el talento de Tomic y Lorbek consiguen mostrar su mejor versión cerca del aro.

En el OAKA se suele generar una gran presión ambiental, pero no es un pabellón inexpugnable. Este año, sin ir más lejos, el Panathinaikos ha perdido tres partidos de Euroliga en casa. El primero, contra el Khimki en la fase regular (67-79), y los otros dos, en el Top 16, ante Real Madrid (54-58) y CSKA (63-69). El Barça Regal tiene ganas de ser el cuarto equipo en hacerlo. Todavía no ha dicho la última palabra.

Volver arriba