fcb.portal.reset.password

 

Oleson, en una jugada del partido. FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

Hay que vivir un partido así una vez en la vida. Ver como el público lleva hacia la victoria un equipo y como el equipo no falla. Cuando hay que ganar en casa, el Barça Regal lo hace. Cuando hay que encontrar respuesta al juego del rival, siempre hay una nueva idea del entrenador. El Palau Blaugrana ha vivido una tarde mágica, que no ha terminado con título, pero como si lo fuera. El 73-62 de los azulgranas contra el Real Madrid en el cuarto partido de la serie da otra oportunidad a los catalanes, que pueden hacer historia miércoles. Que nadie desconfíe de un equipo campeón.

Balones a Tomic

En el primer cuarto el Barça Regal ha salido mordiendo, no podía hacerlo de otra manera. La salida tímida de los primeros partidos había pasado factura y en esta cuarta batalla la gran arma ofensiva ha sido nutrir de balones a Ante Tomic. El pívot croata, que no ha hecho su mejor baloncesto en la final, anotó los siete tiros que ha intentado y ha acabado los primeros diez minutos con 14 puntos. El juego interior ha sido clave en los primeros compases como se ha demostrado con el 23-17 del final del periodo.

Igualan las fuerzas

Aunque el Barça Regal siempre ha ido por delante en el marcador, la anotación en el segundo cuarto ha bajado. El ritmo ha sido más pausado, las defensas han salido a la luz y el espectáculo se ha resentido. Del vértigo, al control. De las posesiones cortas, a una elaboración extrema. Esto se ha traducido con un cuarto en el que ambos equipos apenas han superado los diez puntos. El 11-15, gracias a un triple final de Sergio Rodríguez, ha llevado el partido al descanso con un igualado 34-32. El más destacado del Barça, Todorovic, que con su defensa sobre Reyes se ha exhibido.

Cuesta romper el partido

En la reanudación el guión del partido ha sido más parecido al del segundo cuarto que el de los primeros minutos. Ante Tomic no ha recibido muchos balones en la zona y el juego del Barça Regal ha basado más en el juego exterior que en el interior. Aunque la anotación no ha sido alta, los de Pascual han ido mandando por seis puntos durante todo el cuarto. Y cuando tenían la oportunidad de romper el partido, no lo han hecho. El 45-39 con un triple de Oleson debía ser el inicio de un buen parcial, pero el Madrid lo ha sabido frenar y al minuto 30 el marcador ha reflejado un 49-45.

Ventaja tentadora

Sin Navarro, sentado por problemas físicos, el Barça Regal se ha plantado al final del partido sin su referente. Pero esto no ha pesado en el equipo, porque todo el mundo ha dado un paso más. El primero de ellos, Huertas. El base brasileño ha dirigido con maestría el ataque azulgrana y Mavrokefalidis ha ejecutado. El pívot griego, con ocho puntos casi consecutivos, ha dado a los azulgranas nueve puntos de ventaja (58-49 y 61-52) a falta de cinco minutos.

Triunfo azulgrana

Los de Laso, como era de esperar, han sido más agresivos en el tramo final y su presión se ha trasladado a tres cuartos de pista. Una vez el base azulgrana recibía la pelota, un dos contra uno intentaba detenerlo. Esta defensa le ha salido bien a los blancos, que ha recortado la distancia de nueve a dos puntos (63-61). Los catalanes, espoleados por el Palau, han vuelto al partido y han sentenciado desde el tiro libre y con un triple de Oleson. El 73-62 fuerza el quinto partido de la serie en Madrid, que promete ser apasionante.

La ficha del partido

FCB Regal, 73
Reial Madrid, 62

Barça Regal: Huertas (11), Navarro (7), Rabaseda (0), Lorbek (11) i Tomic (18) -cinco inicial-; Sada (2), Jasikevicius (0), Todorovic (5), Wallace (2), Mavrokefalidis (10), Ingles (0), Oleson (7).

R. Madrid: Llull (9), Rudy (8), Suárez (0), Mirotic (6) i Begic (4) -cinco inicial-; Draper (7), Reyes (10), Rodríguez (6), Carroll (2), Darden (6), Slaughter (4).

Parciales: 23-17, 11-15, 15-13, 24-17

Volver arriba