fcb.portal.reset.password

El Barça Regal, obligado a ganar. FOTO: ÀLEX CAPARRÓS - FCB

Una victoria significa seguir vivos, significa volver al Palau. En casa, a decidir si el billete en Londres acaba en manos del Barça Regal o del Panathinaikos. Una derrota significa decir adiós a la Final Four ya cualquier opción de volver a tocar el cielo de Europa después de un curso donde la trayectoria en la competición ha sido realmente buena.

El Barça Regal vuelve a tener, este jueves (20.45 horas, Esport 3) una cita con la historia y es una de las más importantes. Los de Xavi Pascual saldrán una vez más al OAKA con la obligación de ganar al Panathinakos.

Recuperar el acierto y el control del ritmo

Hasta ahora, los cara a cara entre catalanes y griegos se han caracterizado por ofrecer un juego lento y muy trabado por las faltas. El contragolpes y las transiciones rápidas han estado ausentes casi siempre. Este es el ritmo de juego que más interesa a un Panathinaikos que ha obligado a los azulgranas a defender durante 24 segundos ya buscar opciones lejanas de lanzamiento en el apartado ofensivo.

Es por ello que para lograr el triunfo, Xavi Pascual y sus hombres tendrán que ser capaces de acelerar el juego en ciertos momentos así como de encontrar cestas desde cerca del aro a través de Tomic, Wallace, Lorbek y Jawai. De hecho, cuando esto ha ocurrido, el Barça Regal ha salido reforzado y los de Argiris Pedoulakis han sufrido.

Además, será clave que los Navarro, Abrines, Tomic y compañía mantengan el acierto que han mostrado hasta ahora y que Jasikevicius siga imponiendo sus galones en la pista. Además, hombres como Marcelinho, Lorbek o Víctor Sada deben volver a aparecer como han hecho en tantas ocasiones. Rabaseda también estará a disposición de Pascual.

Frenar a Diamantidis, Lasme y Bramos

Es obvio que en la plantilla helena hay muchos nombres capaces de desequilibrar el duelo, pero de momento, Dimitris Diamanidis, James Gist y Michael Bramos, están siendo los más incisivos. Frenarlos será clave, así como controlar el rebote defensivo y la dureza interior de hombres como Lasme y Sofoklis Schorsanitits.

Todo apunta a que este jueves, en el OAKA, se volverá a vivir un duelo que no se decidirá hasta el final, un nuevo final a cara o cruz. Si el Barça Regal quiere que salga cara y decidir en casa, en el Palau y ante los suyos, habrá una noche mágica, una noche para la posteridad en un escenario histórico, y si hay un equipo capaz de conseguirlo, es éste.

Los jugadores, confiados

A pesar de estar en una situación límite, los jugadores confían en conseguir una victoria en el OAKA. "Puede pasar de todo. No estamos haciendo nuestro mejor juego pero tenemos confianza en que esto puede cambiar. Debemos mejorar nuestra agresividad", asegura Jasikevicius. Un punto de vista compartido por Marcelinho Huertas: "Tenemos que estar animados y confiados. Aún no hemos ofrecido nuestra mejor versión".

Volver arriba