null

El Barça Regal celebra la seva 17ena Lliga / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El Barça Regal ha podido revalidar el título de Liga en la temporada 2011/12. En la final más emocionante de los últimos tiempos, el conjunto que dirige Xavi Pascual superó al Madrid por 3-2. Es la tercera Liga en cuatro temporadas, posiblemente la más meritoria. Y es que el equipo tuvo que solventar muchos contratiempos en una campaña que comenzaba con una notable renovación de la plantilla. Por ejemplo, Navarro tuvo que convivir con una dolorosa fascitis plantar y Ndong participó en la final lesionado.

Un triunfo heroico

Tras ganar la fase regular con unas cifras impecables (29 victorias y 5 derrotas), el Barça Regal debutó en el play-off superando sin problemas al Lucentum Alicante. En las semis, contra el Valencia, el equipo se rehizo de una derrota en el Palau venciendo dos partidos en La Fonteta. La final contra el Madrid sería épica. Un triple milagroso de Marcelinho decidió el primer 'round' (81-80), pero los blancos se impondrían en el segundo (69-75) y tercero (85-59). Llenos de orgullo, los azulgrana salvaron el 'match ball' en Vistalegre (75-81) y conquistaron el título en un Palau imponente y mágico (73-69).

Este era el 12º título de 16 posibles en los últimos cuatro años. Continúa la era triunfal de la sección de baloncesto del FC Barcelona.

Dos tropiezos en medio del camino

Y eso que en la temporada 2011/12, el cuadro culé ha tenido que sobreponerse a dos tropiezos importantes. El primero fue en la Copa del Rey del Palau Sant Jordi, donde el Madrid se proclamó campeón con autoridad. El segundo fue en la Euroliga. A pesar de una trayectoria previa formidable, el Barça Regal cayó en las semifinales de la Final a Cuatro de Estambul contra el Olympiakos. Justo antes de iniciar el play-off por el título de Liga.

Los de Pascual demostraron una enorme fuerza mental para realizar con éxito el cambio de chip y acabar de manera triunfal una temporada que había empezado con buen pie, con la conquista de la Supercopa y la Liga Catalana.