Juan Carlos Navarro levantando el título de Liga

Juan Carlos Navarro levantando el título de Liga / FOTO: ARXIU FCB

No es como empieza sino como acaba. Y esta vez la temporada ha finalizado de la mejor manera posible. Todo hacía pensar, era una posibilidad, que los azulgranas cerrarían la temporada en blanco, lo que no ocurría desde 2008. Pero no ha sido así porque los hombres de Xavi Pascual han hecho una fase final de temporada muy buena y una final brillante que se comenzó a decidir en el primer partido. Terminar la temporada con una Liga Endesa tras diez meses trabajando es el mejor colofón.

Que el Real Madrid era el rival a batir y uno de los grandes favoritos a disputar todos los títulos en los ámbitos estatal y europeo era un hecho. También era lógico que los azulgranas tendrían que ir de menos a más después de cambiar varias piezas durante el verano y de tener que conjuntarse. Todo jugador necesita tiempo para adaptarse a un nuevo equipo y también para aprender lo que es el Barça. La Supercopa y la Copa del Rey fueron para el Madrid, que superó a los azulgranas en ambas finales. Pero desde el segundo tramo de temporada los catalanes iban como un trueno, lo que se vio traducido en su juego.

Un Top 16 y unos play-offs sensacionales hacían prever que el duelo contra el Real Madrid en las semifinales de la Euroliga sería igualado. Nada más lejos de la realidad tras la peor noche del Barça en décadas, después de una derrota que fue calificada por Pascual como la peor de su trayectoria deportiva. En el partido por el tercer y el cuarto puesto el Barça se rehizo ganando el CSKA de Moscú. El equipo se levantó para encarar con garantías el tramo final de temporada.

Llegados a este punto, y debido a la tercera posición de la Liga Regular, los azulgranas tuvieron que enfrentarse al Laboral Kutxa en los cuartos de final (2-0), al Valencia Basket en las semifinales (2-3) y al Real Madrid en la gran final (1-3). Conseguir una Liga superando dos eliminatorias con el factor pista en contra no está al alcance de todo el mundo y este equipo lo ha conseguido. La Liga 2013/14 ha cerrado una buena temporada de los azulgranas, que sólo tendrán una pequeña mancha cuando piensen en Europa.