null

Ante Tomic, decebut després de perdre el títol de Lliga ACB / FOTO: FCB

El FC Barcelona acabó la fase regular de la competición con un balance de 25-9, en segunda posición por detrás del Real Madrid. La lucha con el Unicaja, que fue líder de la competición durante muchas jornadas, por esta segunda plaza se decidió en las últimas jornadas. El equipo, a pesar de empezar con un 4-0 en las primeras cuatro jornadas de la Liga Endesa, se mostró irregular lejos del Palau, aunque la primera derrota en Liga llegó en el derbi ante el Joventut en el Palau (82- 83).

Cuatro derrotas consecutivas en cuatro desplazamientos ACB -CB Sevilla, Estudiantes, Obradoiro y Bilbao- crearon cierta incertidumbre, coincidiendo con lesiones de jugadores importantes como Brad Oleson o Juan Carlos Navarro, aparte, claro, de la lesión de larga duración de Markus Eriksson nada más comenzar la temporada. Para paliar estas bajas el equipo anunció la contratación del francés Edwin Jackson.

Un play-off con un poco de todo

Una vez terminada la fase regular del campeonato ACB, el Barça se las tuvo que ver con el FIATC Joventut en los cuartos de final. Hacía siete temporadas que azulgranas y verdinegros no se enfrentaban en una eliminatoria por el título y aunque se esperaba más resistencia de los badaloneses, que habían sido uno de los equipos revelación del campeonato, el Barça los superó con solvencia en dos partidos (77-55 y 74-80).

Por la vía rápida, pues, se llegó a las semifinales, donde los esperaban el malagueños del Unicaja. El Barça ganó los dos primeros partidos jugando uno de los mejores canastas de la temporada, pero la eliminatoria se complicó mucho con el empate de los malagueños tras dos partidos jugados en Andalucía. El quinto y definitivo partido estuvo marcado por un triple estratosférico del capitán Juan Carlos Navarro a 19 segundos para el final que acabó siendo decisivo para pasar a la final.

El Madrid, por cuarta temporada consecutiva

En la gran final, el Real Madrid esperaba por cuarta temporada consecutiva. Los blancos, que se habían deshecho del Valencia Basket con polémica en las semifinales, llegaban a la gran final con la etiqueta de favoritos después de haberse impuesto en la Copa del Rey y la Euroliga. Tras dos partidos ganados en Madrid, el tercer y primer 'match-ball' para los madridistas fue el bueno. A pesar de un tercer cuarto espectacular de los hombres de Pascual, donde llegaron a anotar 33 puntos, los jugadores entrenados por Pablo Laso se acabaron imponiendo por 85-90 y recuperaron así el título que habían perdido la temporada anterior contra el FC Barcelona.