fcb.portal.reset.password

Un regalo de Reyes adelantado para muchos niños y niñas. El entrenamiento del primer equipo del FC Barcelona ha llevado a cabo este viernes, como es habitual en estas fechas, una sesión a puertas abiertas. Los niños y niñas han sido los auténticos protagonistas de una jornada festiva que se ha vivido en el Miniestadi. Y es que desde muy temprano ya había aficionados haciendo cola para entrar y coger su sitio. Un total de 12.346 personas han podido seguir de cerca la sesión del primer equipo que ha dirigido Ernesto Valverde y que ha sido todo un éxito.

Un entrenamiento que se ha vivido en medio de una buena temperatura y que se ha iniciado con el calor y gritos de ánimo de los aficionados cuando los jugadores azulgranas han saltado al césped del Miniestadi. Los azulgranas han iniciado la sesión con el himno del Barça y en medio de las banderas repartidas por todo el campo. Justo el día de la llegada de los Reyes Magos de Oriente los barcelonistas han repartido ilusiones y sonrisas a los más pequeños, que han podido ver a sus ídolos desde muy cerca.

La sesión ha contado con los jugadores disponibles del primer equipo y también han participado Moisés, Arnaiz y Varo del Barça B. Por su parte, Rafinha ha hecho trabajo específico en el gimnasio y Arda no se ha ejercitado debido a un proceso febril. Después de calentar con unas vueltas en el terreno de juego, el entrenamiento ha sido dividido con varias estaciones repartidas por todo el césped. En primer lugar, los culés han hecho varios rondos, mientras que los porteros lo han combinado con ejercicios específicos antes de jugar dos partidillos. Una sesión en la que Messi, Suárez, Piqué e Iniesta han sido los más aclamados. Aunque también ha habido gritos de ánimos para muchos jugadores.

Haciendo realidad los sueños

Antes, sin embargo, los jugadores titulares en el partido de este jueves contra el Celta han hecho trabajo de recuperación y han finalizado antes la sesión para firmar autógrafos y hacerse fotografías con los aficionados y niños de las asociaciones presentes. Ha sido el momento más emotivo, así como el momento en que los jugadores se han fotografiado con los niños discapacitados presentes durante toda la sesión.

Durante la sesión, el robot Pol, fruto de la iniciativa promovida por la fundación del ex azulgrana Éric Abidal y la Fundación Barça, también ha estado presente. Y es que ha permitido que en Gustavo, un niño hondureño de 10 años ingresado en el Hospital de Sant Pau pudiera asistir al entrenamiento con este robot teledirigido y que ha podido controlar desde la cama del hospital. Para finalizar el entrenamiento, los azulgranas han chutado varias pelotas a la grada para regalar a los aficionados.

Seguidamente, los futbolistas azulgranas visitarán distintos hospitales de Barcelona para pasar un rato con los niños ingresados. Sin lugar a dudas, una mañana muy especial para muchos niños y niñas que vivirán este viernes un día aún más ilusionante de lo habitual.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();