fcb.portal.reset.password

Por tercera semana consecutiva, el FC Barcelona ha tenido una merecida fiesta después del partido. Una vez el árbitro ha pitado el final del Clásico, los jugadores del primer equipo se han reunido en el círculo central -como ya hicieron en el Wanda Metropolitano tras ganar la Copa y en Riazor al asegurar la Liga- para celebrar el octavo doblete de la historia del Club.

Eran exactamente las 22.47 horas de la noche cuando los jugadores, formando un círculo en el círculo central, han empezado a botar y cantar sobre el césped del Camp Nou. Era la alegría de los campeones, que lo han celebrado con humildad -Iniesta caminaba descalzo- a pesar de encontrarse a sólo tres partidos de finalizar la Liga sin perder ningún partido.

Volaba el confeti y sonaba el himno cuando los jugadores han iniciado la vuelta de honor al Camp Nou. Faltaba la traca final, que ha llegado cuando Gerard Piqué ha cogido el micrófono: "Como somos campeones de Liga y hoy nadie nos ha hecho el pasillo, pedimos al staff que nos haga un pasillo y nos iremos al vestuario". Y así ha acabado la fiesta de los campeones: con pasillo a la gloria.

Volver arriba