fcb.portal.reset.password

En el triunfo histórico en el Clásico de Liga jugado en el Bernabéu (2-3) no sólo Leo Messi fue una pieza clave. Porque si el gol del crack argentino en el minuto 92 permitió que el FC Barcelona sumara los tres puntos contra el Real Madrid fue, en parte, gracias a que previamente Marc-André Ter Stegen había trabajado mucho para hacerlo posible. Aunque encajó dos goles, el portero alemán hizo uno de sus mejores partido como azulgrana, el día que debutaba en el Bernabéu en un Clásico, y fue determinante.

En una exhibición de reflejos, las estadísticas contabilizaron hasta 12 paradas de Ter Stegen -Keylor Navas, con 6, tampoco se quedó corto-. Las más destacadas, un disparo potente con rosca de Cristiano Ronaldo (min 21) y un par de misiles pegados al palo de Modric (min 35) y Kroos (min 48), que fueron los prolegómenos de una parada espectacular al estilo portero de balonmano ante un cabezazo de Benzema (min 53) y de un bloqueo a contrapié tras un remate de Asensio al primer palo (min 72).

El portero alemán, sin embargo, fue uno más dentro del juego del equipo, especialmente creando superioridades en la salida del balón desde atrás, ya que hizo más del doble de pases buenos que su homólogo de la portería blanca, con un total de 36. También fue el azulgrana que más balones recuperó, con 14.

Unos registros históricos

Esta temporada, de momento, ningún portero ha logrado unos números iguales en la Liga. Además, y aparte de ser su mejor registro desde que es azulgrana, las 12 intervenciones que tuvo contra el Real Madrid son el mayor número de paradas de un portero del Barça en un partido de Liga o Champions desde, como mínimo, la temporada 2003/04. Un auténtico récord que confirma la importancia de un Ter Stegen que no para de crecer.

Volver arriba