fcb.portal.reset.password

1 / 5

El gol en San Mamés

En el partido de ida el Athletic se había adelantado con dos goles de Aduriz y Williams, pero el tanto de Messi tras el descanso en San Mamés ha acabado siendo decisivo. Y es que, sin este gol, el 3-1 en el Camp Nou no hubiera servido para acceder a los cuartos de final de la Copa del Rey. Con un brillante lanzamiento de falta directa, al igual que en el duelo de ida, el '10' ha certificado el acceso de los azulgrana a la siguiente ronda.

2 / 5

Mejora en la salida de balón

Luis Enrique lo había dicho en la rueda de prensa previa al partido. Las salidas de presión que plantearía, como siempre hacen los equipos de Ernesto Valverde, el Athletic Club en el Camp Nou serían clave en el desenlace de la eliminatoria. Ante la presión alta de los vascos, el Barça ha superado las líneas con más efectividad a medida que ha ido avanzando el encuentro, y así ha podido crear las ocasiones que han permitido conseguir el triunfo.

3 / 5

Atentos en defensa

Con la eliminatoria en contra tras el partido de ida, el Barça necesitaba ganar, y si podía ser evitar que el Athletic marcara en el Camp Nou. Durante todo el partido, el Barça -con Sergi Roberto, Piqué, Umtiti y Jordi Alba en la línea defensiva y Sergio por delante- se ha mostrado muy seguro atrás. El Athletic, sin embargo, ha marcado su gol -finalmente sin consecuencias- en el único lanzamiento entre los tres palos de la portería de Cillessen durante todo el partido.

4 / 5

Marcar antes y después del descanso

En la primera parte, a pesar del dominio, el Barça ha tenido dificultades para crear ocasiones claras en la portería vasca. Los culés necesitaban marcar, y lo han conseguido antes del descanso y justo después de volver de los vestuarios mediante Suárez y Neymar Jr, respectivamente. Además, el primero, el del uruguayo, ha significado el número 100 del '9' y el 300 del tridente desde que juegan los tres juntos.

5 / 5

Reaccionar para evitar la prórroga

Tras situarse 2-0 al inicio de la segunda parte, y con el juego totalmente controlado, la eliminatoria parecía estar bien encarrilada hacia la clasificación. En una jugada aislada, sin embargo, Saborit ha igualado el cruce y el Barça ha tenido que buscar el tercer gol para evitar que el Camp Nou viviera una prórroga. Y entonces ha aparecido la magia de Messi en los lanzamientos de faltas directas para volver a ser decisivo.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();