fcb.portal.reset.password

Carrasco, Griezmann, Savic, Koke... Todos ellos tuvieron oportunidades para marcar en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey (1-1), pero todos ellos se toparon con un gran Jasper Cillessen. El portero holandés volvió a sacar a pasear sus reflejos y fue determinante en el acceso a la final de Copa.

Rápido con las manos, pero también con el juego de pies, ya había hecho un gran partido en la ida, que se jugó en el Calderón (1-2), pero aún estuvo mejor en el partido del Camp Nou, ante un Atlético de Madrid que necesitaba remontar sí o sí.

Lo que queda es que el FC Barcelona jugará su cuarta final de Copa consecutiva, así como los goles de Suárez -uno en el Calderón y el otro en el Camp Nou- y de Leo Messi -en Madrid-. Pero la eliminatoria de Cillessen también es para enmarcar.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();