fcb.portal.reset.password

Los jugadores del Barça celebran la victoria conseguida en San Mamés | MIGUEL RUIZ - FCB

San Mamés implica siempre dificultad. Lo sabían los azulgranas antes de disputar el partido. Estadio donde han vivido de todos los colores en los últimos años, aunque los precedentes con Luis Enrique como técnico eran buenos. El Barça ha vuelto de Bilbao con los tres puntos y con el mismo resultado de Liga que la temporada pasada (0-1). Esta vez el goleador ha sido Ivan Rakitic que ha dado a los de Luis Enrique tres puntos muy valiosos en una de las salidas más complicadas del campeonato. El ritmo del partido ha sido eléctrico, como de costumbre, con un Athletic volcado arriba mordiendo la salida de balón azulgrana y dificultando la creación del juego.

En unos primeros minutos sin claro dominador del juego el Barça ha tenido que crear peligro a través del contragolpe. Y se ha salido bastante bien con este registro. Un hecho habitual en sus visitas en Bilbao. Denis Suárez y Arda Turan han tenido las primeras llegadas con cierto peligro, la del turco ha acabado en gol anulado por fuera de juego. La intensidad del partido era muy elevada, disfrutaba la grada de San Mamés y el partido no daba tregua. Una intensidad y un ritmo de juego demasiado elevadas para las alturas de la temporada. El Barça se veía obligado a jugar con transiciones rápidas y se adaptaba bien a la situación una vez superada la primera línea de presión de los leones.

Rakitic resuelve de cabeza

Beñat ha puesto el peligro vasco tras aprovechar un rechace pero Ter Stegen salvó a bocajarro. El Barça, sin embargo, ha replicado con solvencia con un contragolpe de manual liderado por Suárez, centrado por Arda y resuelto con contundencia con un remate de cabeza de Rakitic. El Barça se imponía en la catedral con su efectividad y dejaba aturdido a un rival que estaba complicando las cosas. Antes del descanso, Arda ha podido ampliar la ventaja, de nuevo, con un contragolpe rapidísimo liderado por Messi y tras una buena salida de balón desde atrás.

Este no era un partido de paciencia y control constante ante un rival cerrado, sino todo lo contrario. Los de Valverde conscientes de sus armas seguían presionando arriba tras el paso por los vestuarios y el Barça se adaptaba a la situación y afrontaba el reto propuesto por los leones. El ritmo del partido no bajaba en ningún momento y a medida que pasaban los minutos el Athletic buscaba el empate con insistencia, mediante la velocidad de Iñaki Williams y la potencia de Aduriz. El Barça concentrado en defensa no se dejaba sorprender y Ter Stegen evitaba cualquier ataque vasco.

Los azulgranas seguían a lo suyo y aprovechaban las líneas altas de los leones para construir contragolpes con rapidez. El resultado pudo ser mucho más amplio, pero Suárez, Messi y Arda no han estado acertados en la definición. El partido entraba en los últimos instantes con todo por decidir y Beñat ha puesto en vilo a los culés con un disparo milimétrico de falta que se ha escapado por poco. El uruguayo pudo cerrar el marcador en el último segundo, pero no ha podido culminar el último contragolpe del partido - el enésimo- tras una gran asistencia de Messi. El Barça se ha mostrado muy serio durante todo el partido y no ha dado ninguna opción de empate a un Athletic que ha visto como el Barça se llevaba tres puntos en el zurrón. Una triunfo eléctrico y valioso que sirve para sumar la segunda victoria en dos jornadas en la Liga.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();