fcb.portal.reset.password

Rakitic saluda a Sergio Rico después del partido | MIGUEL RUIZ - FCB

El FC Barcelona ha dado un paso adelante en la Supercopa de España. Y lo ha hecho después de ganar en uno de los estadios más complicados, el del Sevilla, que aún se resistía desde que Luis Enrique es el entrenador azulgrana. Este domingo, sin embargo, el equipo catalán consiguió ganar en el Ramón Sánchez Pizjuán, gracias a los goles de Suárez y Munir (0-2), y rompe la racha de las últimas temporadas.

Porque el Barça de Luis Enrique, en sus dos últimas visitas, no había podido sumar ninguna victoria. Primero, la temporada 2014/15, consiguieron un empate (2-2) en la Liga, mientras que el curso pasado, el 2015/16, los azulgrana perdieron por 2-1, también en la competición doméstica.

Con la portería a cero

La temporada oficial terminó con un balance de 26 goles a favor y 0 en contra para el Barça en los últimos seis partidos. Una cifra que, después de este primer encuentro del nuevo curso futbolístico, se ha visto ampliada, con dos tantos más en el casillero azulgrana (28-0) tras el 0-2 conseguido.

Un resultado muy valioso y complicado. O, como mínimo, así lo dicen las estadísticas. Porque el Sevilla hacía prácticamente un año que no se quedaba sin marcar en casa, ante su afición. La última vez que no celebró un gol fue el pasado 30 de agosto de 2015, contra el Atlético de Madrid, en un enfrentamiento de Liga que acabó con triunfo colchonero (0-3). Así pues, 29 partidos después, el Sevilla se volvió a quedar en blanco, esta vez contra un Barça que, esta vez sí, asalta el fortín del Pizjuán.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();