fcb.portal.reset.password

Yokohama ha vuelto a ver triunfar a un Barça imperial/ MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona es el mejor equipo del mundo. El Mundial de Clubs logrado este domingo en Yokohama, contra River Plate, así lo demuestra. Como en 2011, el conjunto azulgrana se ha deshecho del campeón sudamericano con una superioridad manifiesta, agrandando así un palmarés de títulos incomparable durante la última década.

Los goles de Leo Messi en el primer tiempo y del MVP Luis Suárez (2) en el segundo han servido para mostrar al mundo, una vez más, una manera de entender el fútbol. En Japón se ha impuesto la razón culé a la pasión argentina.

Al ritmo del Barça

El balón ha sido del Barça desde el principio. River Plate ha ejercido una presión alta para arrancar, pero pasados los minutos se ha echado atrás para esperar a los azulgrana en campo propio. Se jugaba al ritmo que quería el Barça, a pesar de las continuadas faltas de los argentinos, que se han mostrado como un bloque intenso e incómodo.

A pesar de las interrupciones el Barça conseguía insinuarse en ataque. Leo Messi ha hecho lucir a Marcelo Barovero en el primer remate entre los tres palos y, minutos más tarde, Dani Alves ha rematado demasiado suave en la segunda de los culés. La tercera ocasión no se escaparía. El '10' azulgrana, recuperado de su cólico nefrítico, ha culminado una acción que él mismo había iniciado en la frontal del área. De repente, la afición de River Plate, que tanto ha llamado durante el partido, se ha silenciado de golpe.

Antes del descanso Luis Suárez ha rozado el 0-2 tras una brillante individualidad de Messi. Su remate ha ido fuera y River Plate, que prácticamente no se ha mostrado en ataque durante los primeros 45 minutos, seguía vivo en la final.

Marcelo Gallardo ha movido ficha desde el banquillo. Un doble cambio en el descanso -Luis González y Martínez por Ponzio y Rodrigo Mora- no ha servido para evitar el recital culé del segundo tiempo. El fútbol le ha concedido una segunda oportunidad a Suárez, que esta vez no perdonaría. Firmaba el segundo en el minuto 50, momento a partir del cual el FC Barcelona ha pasado de dominar a crear una ocasión clara de gol tras otra.

El tercero se ha resistido de forma increíble durante veinte minutos, cuando nuevamente Suárez ha rematado a gol un centro milimétrico de Neymar Jr. Durante todo este tiempo,  River Plate ha endurecido aún más su juego, como si aumentar la agresividad sirviera para reducir las diferencias entre un equipo y otro. Curiosamente, sin embargo, quien ha acabado viendo más amarillas han sido los azulgrana, que han cometido un total de nueve faltas menos que los argentinos.

Poco ha importado al final, cuando también Claudio Bravo ha hecho acto de presencia en el partido. Dos intervenciones suyas han puesto de manifiesto que el FC Barcelona, de su primer jugador al último, es el mejor del mundo.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();