fcb.portal.reset.password

Messi se lamenta de una ocasión perdida / MIGUEL RUIZ - FCB

Luis Enrique no se equivocaba cuando aseguraba que la salida a Anoeta era la más difícil de la temporada. Un año más, el FC Barcelona no ha podido hacer caer el fortín de la Real Sociedad cuando el rival es el equipo azulgrana y no ha sumado ningún punto de su visita a tierras donostiarras. Esta vez, un gol de Oyarzabal en el tramo inicial del partido ha decantado la balanza para una Real que, sin embargo, ha tenido en su portero Rulli uno de los grandes artífices de la derrota de los culés.

Porque el portero argentino ha desviado hasta un total de cuatro remates claros de los catalanes, que, por otra parte, han tenido dificultades para romper la gran muralla defensiva de los de Eusebio. Una línea fuertemente construida tras el 1-0 que, a pesar de alguna rendija y las intervenciones de Rulli, ha dejado a los culés sin la posibilidad de sumar ningún punto de su visita a Anoeta una temporada más.

Los planes se tuercen rápidamente

Con una presión muy alta por parte de los de San Sebastián, el primer golpe ha sido de la Real Sociedad. Porque aún no se habían jugado los cinco primeros minutos del enfrentamiento cuando un centro de Xabi Prieto ha sido rematado por Mikel Oyarzabal, la joven promesa de los txuriurdins, que HA espetado un cabezazo perfecto por la escuadra de la portería, imposible para Claudio Bravo (5'). Un tanto que ha marcado el partido, aunque los azulgrana han reaccionado rápidamente con un disparo de Messi que se ha marchado alto (7').

Pero el Barça ha tenido dificultades para romper la última línea del rival, con una defensa bien marcada, especialmente por el centro del ataque azulgrana, que les ha hecho retroceder la posición sobre el césped de Anoeta. Sin embargo, los de Luis Enrique han tenido paciencia y, con el juego de toque y de combinación, han conseguido acular a los vascos dentro de su propia área, a la espera de una última pasada que volviera a mover el electrónico, esta vez para poner el empate. El mejor ejemplo ha llegado a través de las botas de Arda Turan, que ha encontrado el espacio en medio de la telaraña, ha recibido un buen pase de Neymar tras un ataque larguísimo y ha probado una volea que Rulli ha rechazado (33'). La primera gran intervención del portero de la Real, pero no la última.

Una marcha más

Tras el descanso, el partido ha continuado con la misma tónica, pero el FC Barcelona ha llegado con bastante más peligro. La entrada al terreno de juego de Iniesta y de Jordi Alba ha dotado a los azulgrana de algo más de profundidad y velocidad, que se han transformado en más ocasiones de gol claras. Pero Rulli ha estado imperial, uno de los grandes culpables de que la Real Sociedad pudiera mantener el 1-0. Especialmente bien ha estado en un disparo del capitán desde la frontal que lo ha hecho lucirse (54'). Antes, un taconazo de Messi, tras una jugada profunda, ha salido lamiendo el poste de la portería (48'), mientras que un lanzamiento de falta de Neymar, que ha estado a punto de colarse por la escuadra, ha sido desviado ligeramente, de nuevo, por Rulli (62').

El portero argentino, sin embargo, no se ha quedado aquí, ha vuelto a salvar el gol en un remate de Messi desde el interior del área, con un mano a mano fantástico, tras una dejada de Piqué (73'). Ya en el tramo final, y con la Real empujada por el resultado y un público entregado, el Barça ha vuelto a tener el empate con un cabezazo mordido del '10' que Rulli ha parado (86'). Iniesta, de nuevo con un disparo desde la frontal, ha puesto a prueba los reflejos de Rulli, que ha vuelto a dejar al Barça sin el empate, esta vez ya de manera definitiva.

Volver arriba