fcb.portal.reset.password

Rafinha, en una de sus primeras acciones con la selección absoluta del Brasil / RAFAEL RIBEIRO-CBF

Faltaban diez minutos para terminar el partido entre Brasil y Costa Rica y Dunga decidió realizar los dos últimos cambios del encuentro amistoso, dando entrada a Neymar Jr y Rafinha. Un hecho noticiable si se tiene en cuenta que el delantero azulgrana volvía a jugar con la selección después de la Copa América y que el centrocampista jugaba sus primeros minutos con la selección absoluta de su país de nacimiento. "Es el día más feliz de mi vida", define Rafinha. "Imaginé este día en innumerables ocasiones pero la realidad ha sido aún mejor", añade Rafinha en declaraciones al sitio web de la Confederación Brasileña de Fútbol.

Cuando era un niño y jugaba en la calle me gustaba pensar que era un jugador de la selección del Mundial de 2002

Rafinha, como cualquier niño brasileño a quien le gusta el fútbol, jugaba en la calle imitando los ídolos que habían ganado el Mundial de 2002 y que habían convertido la selección de Brasil en pentacampeona. En aquella plantilla en la que había figuras como los ex azulgrana Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho, también estaban presentes Edmílson -ayer ayudante asistente de Dunga- y Kaká -quien aún tiene minutos en la 'canarinha'-. "Cuando era un niño y jugaba con mi hermano Thiago en Vivendas de Barra (un barrio de Barra de Tijuca, en Río de Janeiro) me gustaba jugar pensando que era uno de los jugadores de aquella época". "Gracias a ellos siempre he querido vestir esta camiseta", revela.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();