fcb.portal.reset.password

 

Nueva Jersey vivirá este domingo la final de la Copa América Centenario. Una final que tendrá presencia azulgrana destacada. Por un lado, Messi y Mascherano con Argentina, mientras que, por el otro, Claudio Bravo defenderá la portería chilena. Ambas selecciones ya saben qué es disputarse el título de esta competición. Y es que el destino ha querido que este año se reedite la final de la temporada pasada. Entonces, la selección de Chile se proclamó campeona en la tanda de penaltis tras empatar a 0 en los 120 minutos. Curiosamente, es la segunda vez en la historia que se repite una final de manera consecutiva y en el que Argentina está presente. Y es que en 2004 y 2007 Argentina jugó la final contra Brasil, pero perdió en las dos ediciones.

La Copa América Centenario de este año es especial por muchos motivos. En primer lugar, por sus 100 años de historia, y después, porque por primera vez en la historia se ha disputado en Estados Unidos. Un país que ha tenido el enorme privilegio de disfrutar de las jugadas exquisitas de Leo Messi. El crack argentino está siendo, sin lugar a dudas, la gran estrella de esta competición y se ha exhibido como de costumbre con cinco goles, dos asistencias y tres MVP.

El '10' azulgrana ha dejado detalles de su innata calidad y ha marcado dos golazos de falta que quedarán marcados en la retina de cualquier aficionado del fútbol. Ahora, tendrá que batir a su compañero de equipo, Claudio Bravo. El portero chileno fue decisivo en el partido de semifinales y ya sabe lo que es ganar una Copa América a Messi y Mascherano.

El camino de Argentina y Chile hasta la final

Ambas selecciones iniciaron el camino enfrentándose en la fase de grupos. El primer duelo lo ganó Argentina por la mínima (2-1). Panamá y Bolivia fueron los otros dos rivales en la primera fase. El combinado del Tata Martino goleó por 5-0 a los panameños y 3-0 los bolivianos, mientras que los de Pizzi lo hicieron por 4-2 y 2-1, respectivamente.

En los cuartos de final los argentinos tumbaron Venezuela (4-1) y los Estados Unidos en las semifinales (0-4) en una eliminatoria en la que Messi marcó uno de los goles del campeonato, en una falta directa teledirigida en una demostración de técnica, precisión y potencia. Chile, por su parte, endosó una goleada historia a México (7-0) en los cuartos, mientras que en las semifinales se deshizo de Colombia (2-0).

Volver arriba