fcb.portal.reset.password

Imatge del partit Barça-Sporting

El pasado sábado, contra el Sporting, Luis Suárez hizo un póquer de goles. El primero, sin embargo, el más especial. Para él y para una niña de dos años y medio, la Candela, que vio como el uruguayo hacía realidad su petición: dedicar un gol a todos los enfermos de PKU.

Precisamente el padre de Candela explica que esta es una enfermedad originada por un desorden metabólico que rechaza la fenilalanina, una parte de la proteína, que se encuentra en alimentos como el pescado, la carne o los huevos. Esto conlleva que todos los que padecen esta enfermedad deben tener controlados los niveles de proteínas en la sangre, para evitar daños cerebrales. Candela, por ejemplo, sólo puede tomar un gramo de proteína al día.

Luis Suárez conoció a la niña y su historia en la presentación de la 12ª edición del libro "Relatos Solidarios'. Padre de dos hijos, Delfina y Benjamín, se emocionó al oír la historia y demostró, una vez más, que es una persona cercana y solidaria. No sólo aceptó el reto que la pequeña le propuso, sino que le regaló una camiseta y unas botas firmadas.

Pero el último premio aún estaba por llegar. "Aguantó bien durante la primera mitad del Barça-Sporting, pero se durmió en la segunda", dice el padre sobre su hija. Sin embargo, los gritos de celebración con el primer gol de Suárez despertaron a Candela, que sonrió feliz, no sólo por ella sino para todos los niños que también sufren la PKU. Posiblemente, el despertar más dulce que haya tenido nunca.


La cara más solidaria de Luis Suárez por fcbarcelona
Volver arriba