fcb.portal.reset.password

 

Desde que llegó al banquillo del FC Barcelona -en el verano de 2014-, Luis Enrique no ha parado de acumular éxitos deportivos. Después de sumar el triplete en su primer año como técnico del primer equipo, esta segunda temporada Luis Enrique ha sido capaz de ampliar su palmarés con tres títulos más.

Los dos primeros, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, completaron un 2015 glorioso con cinco copas en un año natural. El tercer título de la temporada - y el primero de este 2016- ha sido la Liga, tras ganar en Granada por 0-3.

Este título lo convierte en apenas el quinto entrenador de la historia del Club que se proclama campeón del torneo de la regularidad en sus dos primeros cursos en el banquillo culé. El asturiano se estrenó la pasada temporada con pleno de títulos, y en Granada repitió Liga. Así, iguala la hazaña que antes sólo habían conseguido Enrique Fernández (1947/48 y 1948/49), Helenio Herrera (1958/59 y 1959/60), Louis Van Gaal (1997/98 y 1998/99) y Josep Guardiola (2008/09 y 2009/10). Un hito reservado sólo a unos pocos, y que Luis Enrique ha conseguido con solvencia.

La Liga: el primero de un posible doblete

La consecución de una de las ligas más igualadas de los últimos años llega apenas una semana antes de la oportunidad de sumar un nuevo trofeo. Y es que el Barça, el domingo 22 de mayo, disputará en el estadio Vicente Calderón otra final de Copa del Rey. Una ocasión más para seguir ampliando el palmarés para el Rey de Copas. En caso de levantar el 28º título de esta competición, el FC Barcelona sumaría un doblete que cerraría un curso lleno de éxitos.

Entrenador de récord en el filial

Luis Enrique no sólo ha logrado éxitos como técnico del primer equipo, sino que en su etapa en el filial azulgrana también se convirtió en un entrenador de récord. Y es que en su segunda temporada en el Barça B - la 2009/10 -, el asturiano consiguió el ascenso a la Segunda División A. Además, también fue el entrenador de la histórica temporada 2010/11, en la que el Barça B acabó en tercera posición, la mejor clasificación de la historia del filial en la categoría de plata.

Volver arriba