fcb.portal.reset.password

Messi, celebra uno de los tres goles que le marcó al Sevilla / MIGUEL RUIZ-FCB

Cuatro goles, para empatar, o más. Esta es la meta que debe alcanzar el Barça, el próximo lunes en el Camp Nou, si quiere levantar la Supercopa de España tras la derrota de este viernes. El Estadio ha vivido numerosas remontadas históricas: una de ellas, la noche del 21 de agosto de 2010 donde el Sevilla fue el rival y Messi el artífice de una hazaña que dio la novena Supercopa de España al Club.

El Sevilla remonta en la ida y el Barça, a la vuelta

Una semana antes de la hazaña, el Ramón Sánchez Pizjuán acogió el partido de ida y el Barça golpeó primero con un gol de Ibrahimovic a los veinte minutos de partido. En la segunda parte, sin embargo, los azulgranas acusaron el desgaste físico y los andaluces dieron la vuelta al marcador en poco más de veinte minutos. Luis Fabiano y Kanouté, con un doblete, establecieron el 3-1 definitivo y obligaban al Barça a remontar.

Dicho y hecho. Una semana más tarde, el Camp Nou respondió a la llamada del vestuario y la hazaña se realizó. El Barça recortó distancias a los catorce minutos de enfrentamiento gracias a un gol en propia puerta de Konko, pero el éxtasis llegó diez minutos después. Messi, con un disparo raso, superó Palop y, de este modo, dio la vuelta la final hacia el bando culé. La remontada no terminó ahí y el '10' amplió diferencias justo antes del descanso anotando el 3-0 con pierna derecha. El 4-0 final llegó sobre el pitido final. Un gran jugada colectiva culminó con el hat-trick del argentino. La remontada era una realidad y la Supercopa de España se quedó en casa.

De los once títulos, sólo una derrota en el partido de ida

11 partidos, 8 victorias, dos empates y una derrota. Este es el balance de resultados de los partidos de ida de las finales de Supercopa de España que el Barça ha ganado. Las victorias llegaron frente Atlético de Madrid, en tres ocasiones, Athletic Club, en dos, Zaragoza, Betis y Español. El 2-2 ante el Madrid en 2011 y el 1-1 frente al Atlético de Madrid, dos años más tarde, son los únicos empates y, por último, la única derrota llegó en el Ramón Sánchez Pizjuán.

Volver arriba