fcb.portal.reset.password

Jordi Alba y Neymar celebran un gol en el Camp Nou / MIGUEL RUIZ - FCB

La carrera hacia la Liga está a punto de terminar. En el horizonte, los aspirantes al título ya ven la meta y la copa de campeón de la competición doméstica ya espera propietario. A pesar de ser tres los equipos que optan a subir a la primera posición del podio, el FC Barcelona de Luis Enrique es el más aventajado, el que lidera la clasificación desde hace 16 jornadas y el único que depende de sí mismo. Y, tras una larga temporada, sólo son dos los obstáculos que hay que superar en el último sprint. Podría ser sólo uno, si el Atlético de Madrid pierde contra el Levante y el Madrid empata ante el Valencia, aunque la condición 'sine qua non' es vencer a un rival bastante conocido, en el partido correspondiente a la Jornada 37.

Porque este domingo, el Camp Nou recibirá al RCD Espanyol (17 horas, Canal+ Partidazo / Abono Fútbol 1), en un derbi catalán que puede valer una Liga. Los tres puntos contra los de Constantin Galca, si finalmente no dan el campeonato, podrían dejar al Barça a tocar de la segunda Liga consecutiva, la 24º de la historia, a falta de una jornada para el final, contra el Granada.

Pero, como un derbi siempre es un derbi, el reto no se prevé fácil, a pesar de afrontar el duelo en un momento de optimismo y confianza, después de hacer 16 goles y no recibir ninguno en los últimos tres partidos contra Deportivo, Sporting y Betis. "Son duelos que tienen circunstancias diferentes, especiales. Sólo quedan dos jornadas y el Espanyol seguro que viene motivado. Pero para nosotros también es importante y vamos a salir a por los tres puntos desde el inicio", ha asegurado Luis Enrique.

Habrá, pues, que cuidar todos los detalles, ya que los blanquiazules aún no tienen asegurada la permanencia matemáticamente: "Todavía nos falta un punto", ha advertido Galca en rueda de prensa, a pesar de que su equipo llega avalado por triunfo ante el Sevilla.

Hasta la próxima temporada, Camp Nou

Este FC Barcelona - Español de Liga, además, será el último partido del curso 2015/16 que se juegue en el Camp Nou, ante una afición que recibirá a los jugadores con un mosaico de 90.000 cartulinas donde se podrá leer Som-hi Barça. La parroquia azulgrana, que, además, vivirá el homenaje a Manel Vich, es conocedora de la dificultad del enfrentamiento y de todo lo que se juega su equipo.

Tendrán la oportunidad de disfrutar del ambiente del Camp Nou los 36 convocados. Por parte del Barça, la principal novedad es el retorno a la lista del francés Jérémy Mathieu, que este sábado recibió el alta médica tras recuperarse de la operación en el menisco interno de la rodilla derecha. Quien no formará parte de la convocatoria serán los lesionados Claudio Bravo, Sandro y Vermaelen, mientras que tampoco lo haran los descartados Douglas, Bartra y Adriano.

Por su parte, el Espanyol se trasladará hasta el Camp Nou con Arla, Rober Correa, Rubén Duarte, Víctor Sánchez, Víctor Álvarez, Enzo Roco, Gerard Moreno, Salva Sevilla, Montañés, Diop, Pablo López, Cañas, Javi López, Hernán Pérez, Joan Jordán, Caicedo, Marco Asensio y Lluis López. De hecho, el defensa del filial, junto con Montañés, Jordán y Javi López, es la principal novedad de una convocatoria que cuenta con las ausencias destacadas de Álvaro, Óscar Duarte, Burgui y Mamadou. "No podemos dudar de nuestro equipo. Tenemos que salir con confianza, porque el Barça es un equipo que tiene mucha experiencia en partidos como éste", espetó Galca.

El de este domingo en el Camp Nou será el cuarto enfrentamiento contra los blanquiazules esta temporada, después de los dos de los octavos de final de la Copa del Rey (6-1, resultado global) y del de la primera vuelta en Cornellà-El Prat (0-0). Quién sabe si será el primero que dé el primer título de la temporada.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();