fcb.portal.reset.password

Claudio Bravo ha cerrado una temporada perfecta con el Barça y con Chile / VÍCTOR SALGADO - FCB

Este martes hará un año que Claudio Bravo se presentaba en el Camp Nou como nuevo jugador del FC Barcelona. 364 días después ha cerrado una primera temporada como azulgrana perfecta a nivel personal y colectivo. Fue pieza clave del triplete conseguido por el Barça y ha redondeado el curso liderando a la selección chilena hacia el título de la Copa América. De este modo, Bravo ha celebrado su primer año como culé con el pleno de títulos azulgranas y el primer gran título de la historia de Chile.

En este camino hacia la temporada soñada, Claudio Bravo ha tenido un protagonismo claro, tanto en el Barça como en la selección chilena. Con el Barça disputó todos los partidos de Liga y se llevó, con solvencia, el Trofeo Zamora como portero menos goleado del campeonato. Además, superó el récord de imbatibilidad de Pedro María Artola al inicio de Liga. Para ponerle la guinda, Bravo capitaneó a Chile hacia la primera Copa América de su historia. Además, ya es el futbolista que más veces ha vestido la camiseta de la 'Roja'.

Momentos clave

Bravo llegó al Barça después de consolidarse en la Liga española como portero de la Real Sociedad y para aportar experiencia a una portería compartida con Ter Stegen y Masip. Como portero del Barça, el chileno ha estado a la altura y ha sido decisivo en momentos clave. A seis jornadas para el final de la Liga, y en plena lucha por el título doméstico, Bravo detenía un penalti contra el Valencia con 1-0 en el marcador. Es sólo un ejemplo entre las destacadas actuaciones del chileno. Las paradas en Mestalla, en Vallecas o contra el Espanyol en el Camp Nou, se suman a una larga lista. Todo ello le llevó a conseguir el Trofeo Zamora, con una media de sólo 0,48 goles recibidos por partido (18 en 37 partidos)

Después de su primer año en el Barça, Bravo afrontaba otro reto. Tenía la oportunidad perfecta de hacer historia con su selección. El combinado de Chile disputaba la Copa América como anfitrión, capitaneada por el portero azulgrana y con la intención de levantar el primer gran título de su historia. Y Bravo, como el resto de la temporada, estuvo a la altura. Condujo a la 'Roja' hasta la final, donde se encontró con dos compañeros azulgranas -Messi y Mascherano- y contribuyó a ganar el título deteniendo un penalti en la tanda decisiva de la final.

Así pues, Claudio Bravo ha cerrado un primer año de ensueño como jugador del Barça. El balance, cuando está a punto de cumplirse un año de su presentación oficial como culé, es inmaculado. Un seguro bajo los palos de la portería del Barça y de la selección de Chile..

 

Volver arriba