fcb.portal.reset.password

Piqué, en una acción del Celta-Barça de la primera vuelta / MIGUEL RUIZ-FCB

Ver jugar al Barça de Luis Enrique es prácticamente sinónimo de victoria. Así lo muestran los números: tras 101 partidos dirigiendo los azulgranas, el equipo ha logrado 81 triunfos. Unas victorias que han servido para conquistar cinco títulos en 2015 y para convertirse en uno de los mejores equipos de la historia del Club. Sin embargo, durante este tiempo hay un rival que siempre complica las cosas al Barça, el Celta de Vigo.De las nueve derrotas que han sufrido los culés, dos han sido obra de los gallegos, curiosamente el equipo que dirigió el técnico asturiano antes de hacerse cargo del FC Barcelona. El conjunto gallego ha enfrentado tres veces al Barça de Luis Enrique.

El curso pasado los celestes asaltaron el Camp Nou gracias a un gol de Larrivey (0-1). Durante ese encuentro los azulgranas tuvieron múltiples ocasiones para llevarse el partido, pero la puntería y la suerte no estuvieron de cara y la efectividad visitante hizo volar los tres puntos del Estadio. Era la primera derrota de la era Luis Enrique en el Camp Nou. De hecho, sólo el Celta y el Málaga -también el curso pasado- han sido los dos únicos equipos capaces de ganar en el Estadio.

Sin embargo, en el partido de la segunda vuelta de la pasada temporada el Barça visitaba Balaídos con el objetivo principal de sumar tres puntos importantes para seguir líder de la Liga en un momento vital del curso. Los azulgranas tuos últimos instantes del encuentro, cuando Mathieu cabeceó de manera excelente para sumar tres puntos y llevárselos hacia Barcelona.

El último precedente entre celestes y culés fue esta temporada en la quinta jornada de Liga. Un partido en el que el Barça no pudo exhibir su juego ante un Celta que tuvo el control y en la que goleó a los barcelonistas por 4-1. Así pues, el Celta de Berizzo es el único equipo que ha sido capaz de ganar dos veces el Barça y, además, de lograr un balance goleador favorable de 2-5. El reto de los azulgranas será superar un escollo siempre complicado.

Volver arriba