fcb.portal.reset.password

El Barça ha vuelto a alzar un nuevo título, el primero de la temporada / MIGUEL RUIZ - FCB

Eran las 21.15 horas de Tiflis, capital Georgia, cuando los jugadores bajaban del autocar y entraban al Dinamo Arena. El momento se ha visto en directo a través de los videomarcadores del estadio, y la reacción de los aficionados que ya estaban en sus localidades ya lo decía todo. Cuando ha aparecido en pantalla Leo Messi los decibelios se han disparado. Luis Suárez y Arda Turan, los otros jugadores más aclamados. La proximidad entre Georgia y Turquía ha convertido al último fichaje culé en uno de los principales focos de atención de este viaje.

Unos minutos después han empezado a aparecer algunos jugadores y la mayoría del cuerpo técnico del Barça sobre el césped. A las 21:25 han coincidido ambos equipos sobre el verde del Dinamo Arena, y Adriano, Rakitic y Aleix Vidal -los tres exsevillistas- han saludado efusivamente con gran parte de la expedición del Sevilla.

La gente iba llegando poco a poco al estadio. El acceso no era fácil, sin duda. El perímetro de seguridad alrededor del Boris Paichadze dificultaba mucho la llegada al escenario del partido, y hasta media hora antes del inicio del enfrentamiento no se ha empezado a llenar el estadio. A un lado de la grada, la afición del Sevilla; en el otro, la del Barça. La afición local de Georgia, en su mayoría, apoyando a los culés. La zona culé la presidía una pancarta de la Peña Barcelonista de Atenas. A ambos lados, banderas y banderas de Grecia, Líbano, Armenia e Irak, entre otras.

Durante la hora previa al encuentro los videomarcadores proyectaban los mejores vídeos del camino hacia el título de Champions y de Europa League del Barça y del Sevilla, respectivamente. Las aficiones celebraban todos y cada uno de los goles. Antes del partido, una espectacular ceremonia con trajes y música tradicional de la región para ir abriendo boca.

La gente, sin embargo, quería ver fútbol. Silencio en los instantes previos, y gritos de ánimo -'¡Barça! ¡Barça!'- tras el gol del Sevilla en la primera acción de partido. Los culés desplazados a Georgia y los locales culés tenían muchas ganas de ver al Barça, y verlo ganar. Pero también lo querían los del Sevilla. El duelo en la grada lo dominaba el Barça, y en el campo acabaría siendo igual. A pesar de los goles de Messi, con exhibición a balón parado y premio de MVP, Rafinha y Suárez, el Barça ha necesitado de una prórroga para levantar otra Supercopa de Europa ante una afición entregada en todo momento. Primera visita a Tiflis saldada con un éxito absoluto. La capital georgiana ha resultado talismán para los azulgranas.

Volver arriba