fcb.portal.reset.password

Bravo, campeón de América / FCB

Chile, anfitrión del torneo, se ha proclamado campeón de América por primera vez en su historia. De esta manera, Claudio Bravo completaba la temporada perfecta, gracias al triplete que había conseguido previamente con el Barça (además del Trofeo Zamora). El póquer llegaba al imponerse la 'Roja' a la Argentina de Leo Messi y Javier Mascherano en la tanda de penaltis, tras el 0-0 en los 120 minutos de duelo. El portero fue fundamental y sus dos compañeros de azulgrana se quedaron a un paso de la gloria.

Precisamente, Bravo y Messi ejercían de capitanes de sus selecciones. Alentados por una afición entregada, los locales han salido con mucha fuerza y, apenas en el minuto 10, el portero Romero salvaba el gol de Arturo Vidal. La intensidad era máxima y la dureza, persistente. A balón parado, en un saque de falta servido por Messi y peinado para Agüero, Argentina se sacudía la presión. Bravo respondió de forma providencial para salvar a su equipo (min 20). El encuentro tenía ritmo, era movido. La nota negativa para el conjunto dirigido por Gerardo Martino, la lesión de Di María (min 29).

El cerco chileno se moderó progresivamente y Bravo tuvo que volver a intervenir decisivamente en las postrimerías del primer tiempo. El esfuerzo había sido muy alto. Eso sí, en la reanudación, la 'Roja' seguía llevando la iniciativa. Y lo que no disminuía era la agresividad. Mascherano se multiplicaba para equilibrar a Argentina, que le costaba conectar con la tripleta atacante. Messi, marcado sin contemplaciones, tenía que bajar a la medular para entrar en juego.

A medida que se consumían los minutos, los nervios iban en aumento. Una volea del ex azulgrana Alexis Sánchez habría podido decidir, pero se perdió demasiado cruzada (min 82). También la ha visto cerca Higuaín en un contragolpe en el tiempo de descuento. El partido se iba a la prórroga. En el tiempo extra, el cansancio se hizo evidente y los dos equipos se mostrarían prudentes. Aunque Alexis en el último minuto de la primera parte la volvió a tener. En esta jugada, Mascherano empezaría a notar molestias y terminaría el partido completamente cojo.

La final terminó de infarto y sin goles. Los penaltis dictarían sentencia. Messi fue el único argentino que le marcó a un Bravo inconmensurable, mientras que Chile no falló ninguno de los cuatro que disparó. Alexis se apuntaría el definitivo a lo Panenka y el estadio Nacional de Santiago se derrumbaría.

Volver arriba