fcb.portal.reset.password

Los jugadores celebran el gol de Jordi Alba / MIGUEL RUIZ - FCB

Una temporada más, y ya van 28, el FC Barcelona vuelve a ser el gran campeón de la Copa. Los de Luis Enrique han revalidado el título que también consiguieron la pasada temporada tras derrotar al Sevilla, en una final de infarto con prórroga incluida, con goles de Jordi Alba y Neymar Jr (2-0). El triunfo, además de grandes alegrías y un palmarés aún más amplio, dejó los datos destacados que se repasan a continuación:

Invictos. Desde la llegada de Luis Enrique al banquillo del FC Barcelona, en el verano de 2014, el FC Barcelona no pierde ningún partido de Copa del Rey, lo que le ha llevado a conseguir levantar este título dos veces consecutivas en las dos últimas temporadas. De hecho, el Barça de Lucho se mantiene invicto en la competición, concretamente en 18 partidos de Copa (16 triunfos y dos empates), con 61 goles a favor y 11 en contra. Sólo el Atlético de Madrid (24), entre 1978 y 1981, y el Athletic Club (26), durante los años 30, consiguieron mantener su casillero de derrotas a cero durante más partidos.

Sigue superándose. El mejor Messi asistente fue clave en el triunfo final contra los de Emery. El argentino consiguió un hito inédito para él en una final, después de hacer dos asistencias de gol -las dos del partido (1-0 i 2-0)- por primera vez en su carrera.

Estreno de Alba. Esta temporada, el lateral de L'Hospitalet aún no se había estrenado como goleador. El '18' del Barça se esperó para marcar en el momento oportuno, en una final de la Copa, para encarrilar el triunfo final en la primera parte de la prórroga. Además, también participó en tareas defensivas, con 17 rechaces: 14 con el pie y 3 con la cabeza.

26-0. Con el triunfo ante el Sevilla, el Barça ha cerrado la temporada 2015/16 con seis victorias consecutivas, que le han hecho ganar el doblete. Un magnífico bagaje goleador de 26 dianas a favor y cero en contra hace brillar aún más este sprint final.

Neymar repite. El '11' azulgrana cerró la final de esta edición de la Copa con el 2-0 que hizo en el minuto 128 de partido. El brasileño, que ha marcado en dos de las tres finales de la competición que ha disputado, es el primer futbolista que ve portería en dos finales consecutivas desde la 1971/72, cuando Óscar Valdez lo hizo con el Valencia. La expulsión. La roja que vio Mascherano contra el Sevilla es la segunda del Barça esta temporada. La primera, también de Mascherano, fue contra el Eibar, en la Liga.

Maravilloso capitán. Andrés Iniesta, el hombre de la final, el jugador que levantó la 28ª Copa del Rey de la historia del Barça, ofreció un auténtico recital en Madrid. Con inferioridad numérica, puso tanto la pausa como el ritmo, y se convirtió en el mejor timón de un equipo que supo aguantar bien con diez jugadores. El capitán del FC Barcelona demuestra que los años no pasan para él y, con 50, fue el futbolista que hizo más pases buenos, cinco de ellos de mucho mérito. Defensivamente, recuperó 8 balones y rechazó otros seis.

Más estadísticas, aquí

Solvencia defensiva. No sólo Ter Stegen fue clave para mantener la portería a cero. También se exhibieron Piqué y Mathieu, los dos centrales que jugaron más minutos en la final. El catalán hizo un total de 14 recuperaciones y 27 rechazos, mientras que el francés recuperó 6 pelotas y rechazó once ocasiones peligrosas.

Una final de porteros. En el partido contra el Sevilla, tanto el portero del Barça, Marc-André Ter Stegen, como el del Sevilla, Sergio Rico, exhibieron sus virtudes. El sevillista, con ocho paradas, evitó que el Barça sentenciara el partido antes. Ter Stegen, por su parte, fue clave en el triunfo azulgrana. El alemán hizo un partido para enmarcar, con paradas de mérito en remates de Banega y Escudero. No regaló ningún balón y, en los 14 disparos que recibió, brilló en tres ocasiones para evitar goles cantados. Además, recuperó 9 balones y rechazó otros cinco.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();