fcb.portal.reset.password

Sergio y Gameiro durante el partido de Liga entre Barça y Sevilla en el Camp Nou esta temporada / VICTOR SALGADO - FCB

Quedan tan sólo tres días para que Barça y Sevilla se enfrenten en la final de la Copa del Rey en el Vicente Calderón. Y lo harán dos equipos campeones. El Barça llegará a la cita como campeón de la Liga por segundo año consecutivo, la sexta vez en ocho temporadas, mientras que el conjunto andaluz lo hará como campeón de la Europa League. Si los azulgranas son los grandes dominadores de la competición doméstica de los últimos años, así como también de la Liga de Campeones en la última década -4 de las últimas 10-, el Sevilla lo es en la Europa League con tres títulos consecutivos - la ganan seguidamente desde el 2012-. El Barça, sin embargo, llega a la cita con el objetivo de volver a revalidar el título de Copa después de ser, también, el vigente campeón.

Con todo, sin embargo, azulgranas y andaluces quieren acabar el curso con un doblete histórico. A pesar de la final disputada en Basilea el Sevilla llegará al Calderón con casi toda su plantilla a disposición. Sólo 'Kolo' -por sanción- y Trémoulinas -por lesión- son las únicas bajas del conjunto de Unai Emery que deberá estar pendiente, también, de las evoluciones en las próximas horas del central Rami que se lesionó durante la final de este miércoles contra el Liverpool.

Gameiro, una amenaza

El peligro andaluz estará centrado, sobre todo, en su delantero estrella, Kevin Gameiro. El francés ha marcado un total de 28 goles esta temporada entre todas las competiciones y es el máximo goleador del equipo sevillano. En la delantera también lo acompañan jugadores de mucha calidad de la talla de Vitolo y Konoplyanka -12 goles entre ambos-, entre otros. Todos ellos ya saben lo que es marcar al Barça este curso. Los de Unai Emery tienen una plantilla muy compensada con jugadores experimentados como Banega, N'Zonzi y Reyes. Además, los andaluces se hacen fuertes en la faceta defensiva en la Copa y sólo han encajado dos goles en toda la competición. Una muestra más del espíritu competitivo de este Sevilla.

Doblete, en juego

Esta será la cuarta vez que Sevilla y Barça se encuentran este curso. El balance es de dos victorias azulgrana y una derrota. Pero los tres partidos han sido muy duros, igualados y muy ajustados. 5-4 en la final de la Supercopa de Europa y 2-1 en el Sánchez Pizjuán y también en el Camp Nou. De hecho, la derrota ante el conjunto andaluz en Sevilla a principios de temporada sirvió para que los culés iniciaran una racha espectacular de 39 partidos consecutivos sin perder entre todas las competiciones. Ahora, Barça y Sevilla cerrarán la temporada tal como la iniciaron; con una final y un nuevo título en juego, que puede significar un doblete histórico.

Volver arriba