fcb.portal.reset.password

Kubala, en l'acció d'un xut amb la samarreta del Barça / RAMON DIMAS

Kubala, celebrando uno de los muchos goles que hizo con la camiseta del Barça / ARCHIVO-FCB

Ídolo de los aficionados barcelonistas durante la década de los cincuenta y uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol mundial, Ladislao Kubala nació en Budapest (Hungría) el 10 de junio de 1927. En 1948 huyó de su país para establecerse en Roma. Fichó por el Pro Patria italiano, donde jugó algunos partidos amistosos en la temporada 1948/49. Desgraciadamente, la sanción que la FIFA, a instancias de la Federación Húngara, le había impuesto, impidió que Kubala pudiera disputar ningún partido oficial con el equipo transalpino. Así las cosas, de acuerdo con otros jugadores refugiados de países del Este, fundó un equipo llamado Hungaria, el cual realizó una gira por Occidente.

Una vez llegados a España, el entonces secretario técnico del FC Barcelona, Josep Samitier, quedó deslumbrado por el juego de Kubala, un jugador que lo tenía todo: extraordinaria fuerza física, técnica depuradísima, excelente visión de juego y tremenda capacidad realizadora. "Sami" no descansó hasta conseguir que ese fenómeno rubio firmara contrato por el club azulgrana. Era el 15 de junio de 1950.

Debut ante l’Osasuna

Desafortunadamente, debido a las trabas burocráticas que la Federación Húngara seguía imponiendo, de momento Kubala sólo podía jugar partidos amistosos. Así, el 12 de octubre de 1950 se concertó un encuentro con el Osasuna en el campo de Les Corts para poder presenciar el debut del crack húngaro con la camiseta azulgrana. Ante una multitud de 48.000 espectadores que llenaban a rebosar las gradas del viejo estadio barcelonista, el Barça ganó sin problemas al conjunto navarro por 4-0, con un gol de Kubala.

Este, afectado por la inactividad y la falta de conjunción con sus nuevos compañeros, sólo pudo demostrar su inmensa clase en contadas ocasiones, pero en cualquier caso ya deparó algunas genialidades para la posteridad. Esta fue la alineación barcelonista aquel histórico día: Velasco, Torra, Curta, Pedrín, Brugués, Abella, Cánovas, Escudero, Aloy, Kubala y Nicolás. Marcaron Escudero (25'), Kubala (35'), Aloy (64') y de nuevo Escudero (78').

Época dorada

Finalmente, después de meses de espera, Kubala pudo debutar oficialmente con el Barça en abril de 1951, lo que posibilitó el inicio de una época gloriosa para el conjunto azulgrana. Con él el equipo de las Cinco Copas (1951-53) no tuvo rival, con la famosa delantera de la temporada 1952/53 que todo el mundo recuerda: Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón.

Después de una época no demasiado brillante en cuanto a los títulos (1953-57) volvió a alcanzar galardones en la época del técnico Helenio Herrera (1958-60). Se retiró en 1961 con 345 partidos disputados y 271 goles marcados con la camiseta azulgrana, con un palmarés de cuatro Ligas, una Copa Latina, dos Copas de Ferias, cinco Copas de España y una Copa Eva Duarte. Volvió al Barça como entrenador los años 1961-63 y 1980, pero no tuvo demasiado éxito.

Un recuerdo inmortal

Ladislao Kubala murió en Barcelona el 17 de mayo de 2002. El 24 de septiembre de 2009 fue descubierta en la explanada de la tribuna del Camp Nou una estatua suya, obra de la artista Montserrat García Rius y sufragada por la Agrupación Barça Veterans. En el Museo del FC Barcelona quedan expuestas desde 1984 la camiseta y las botas del día de su despedida como jugador barcelonista, el 30 de agosto de 1961.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();