fcb.portal.reset.password

Rafinha, en acción / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Buena prueba para los de Luis Enrique, a pesar de la derrota por la mínima que han vivido esta noche en Ginebra ante el Nápoles. Un gran amistoso que se podría dar esta temporada en la Champions y en el que ambos equipos han jugado un buen fútbol. Claudio Bravo ha debutado en este tercer amistoso de la pretemporada azulgrana. Y a pesar del gol en contra en los últimos instantes del partido, poco a poco se va comprobando que el engranaje de este Barça cada día funciona mejor.

El Nápoles de Rafa Benítez, con jugadores conocidos en la Liga española como son Callejón o Albiol, no ha decepcionado. La primera gran jugada del partido ha llegado en el minuto 12 cuando Claudio Bravo ha sido providencial a la hora de desviar un remate de Hamsik. La primera aproximación de los azulgranas ha llegado de las botas de Andrés Iniesta, pero su disparo lo ha detenido sin complicaciones Rafael Cabral. Y la segunda ha sido tras un magnífico pase de Rakitic a Munir. Pero su disparo lo ha rechazado el portero.

Mientras que en el césped se vivía un buen partido de fútbol, en las gradas, aunque no estaban llenas, se ha vivido también un buen duelo. Aficionados del Barça en un gol, y aficionados del Nápoles, en otro, no han parado de animar durante los 90 minutos. Y es que no todos los días en Ginebra se puede ver al Barça de tan cerca.

La segunda parte ha comenzado sin cambios en el equipo de Luis Enrique. Pedro ha estado mucho más activo en ataque. De sus pies han salido las jugadas más peligrosas tras el descanso. Rafinha también ha podido abrir el marcador sin fortuna. Cuando faltaban 30 minutos para el final el técnico asturiano ha decidido hacer seis cambios y ha dado entrada a Edgar Ié, Samper, Sandro, Sergi Roberto, Grimaldo y Halilovic en lugar de Piqué, Sergio, Munir, Iniesta, Jordi Alba y Rakitic.

Los azulgranas dominaban pero no encontraban la portería defendida por Rafael Cabral. Bagnack, Adama y Deulofeu han sustituido a Bartra, Rafinha y Pedro en el minuto 75. Precisamente el de Riudarenes ha sido el hombre más peligroso en este último tramo de partido. Pero en el 80, un disparo de Dzemaili no lo ha bloqueado bien Claudio Bravo y ha subido al marcador del Stade de Geneve el definitivo 0-1. El Barça ha buscado el empate hasta en los últimos instantes pero finalmente ha caído derrotado. La próxima prueba, el próximo sábado en Helsinki.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();