fcb.portal.reset.password

Messi, durante su debut / FOTO: ARCHIVO FCB

Era la temporada 2003/04 y un joven futbolista del Barça B era convocado para un amistoso en Do Dragao por el entonces técnico Frank Rijkaard. El joven se llamaba Leo Messi y estaba llamado a ser uno de los jugadores del fútbol base con más opciones de triunfar en el primer equipo. En ese partido coincidió con todo un veterano como Luis Enrique, que vivía su última temporada como azulgrana. De hecho, ambos trenzaron una jugada que estuvo a punto de acabar en gol.

Después del partido, Messi explicaba la experiencia a Barça TV y destacaba la ayuda que había recibido de los más veteranos, entre los que se encontraba el ahora técnico azulgrana: "Todos los jugadores nos han ayudado a integrarnos, pero sobre todo los más veteranos, como Luis Enrique, Xavi o Gabri. Ellos nos ayudaron mucho a los cuatro jóvenes."

Nuevos roles

El martes, 11 años después, ambos se reencontraron, pero ahora ya no como joven promesa y capitán azulgrana. Sus roles son el de mejor jugador del mundo y el de técnico del primer equipo del FC Barcelona. En este tiempo, el campo de entrenamiento ha pasado de la Masía a la Ciudad Deportiva y sólo dos jugadores, Xavi e Iniesta, habrán sido testigos de los dos encuentros.

Volver arriba