fcb.portal.reset.password

Leo Messi durante el partido de la temporada pasada en el Ciudad de Valencia / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El Barça llega al Ciudad de Valencia en un buen momento de forma. El equipo azulgrana es el único equipo de Primera División que ha ganado los tres primeros partidos de Liga. El Levante, en cambio, todavía no ha conseguido ninguna victoria en los tres partidos disputados: perdió los dos primeros choques, contra el Villarreal y el Atlético de Madrid; y empató el partido jugado contra el Málaga. Por tanto, sólo ha sumado un punto de nueve disputados y se presenta ante el FC Barcelona con la necesidad de ganar.

Los últimos enfrentamientos en la Liga en el campo del equipo granota entre ambos equipos se han saldado con un balance positivo para los barcelonistas y el recuerdo, en algunos casos, es inmejorable. Los valencianos sólo lograron la victoria como locales en la temporada 1964/65, cuando ganaron por un contundente 5-1. Desde este triunfo, el Barça siempre ha podido puntuar en el Ciudad de Valencia. El balance es de cuatro empates, con el mismo resultado (1-1), y tres victorias azulgrana.

Dos Ligas levantadas

De entre los empates a un gol, hay dos de especial recuerdo para el Barça. En la temporada 2004-05, un gol de Eto'o de cabeza dio la primera Liga de la era Rijkaard. No sería el único título doméstico que conseguiría el conjunto azulgrana en el Ciudad de Valencia. Seis años después, otro empate 1-1, con gol del maliense Seydou Keita, significaría el tercer título de Liga consecutivo del Barça con Guardiola en el banquillo.

Victorias sonadas

Aparte de los títulos, los triunfos más amplios son dos partidos en los que los barcelonistas marcaron cuatro goles en la portería levantina. En la sexta jornada del curso 2007/08, el equipo que entonces dirigía Frank Rijkaard se impuso por 1-4; los goles los marcaron Messi y Thierry Henry, que logró un 'hat-trick'.

La otra victoria contundente fue la temporada 2012/13, en la decimotercera jornada, cuando el Barça se impuso por 0-4. No fue un triunfo cualquiera, ya que durante el partido Tito Vilanova hizo coincidir sobre el césped once jugadores formados en el fútbol base. Unas molestias de Alves propiciaron la sustitución por Montoya, que completó un once formado en la Masía. Los cuatro goles en la segunda parte y el buen juego del equipo confirmaron de nuevo el modelo del Barça.

Todos los goles llevaron el sello de Iniesta, autor de tres asistencias y un golazo desde la frontal. Fue Messi, sin embargo, quien abrió la lata con dos tantos que le acercaban un poco más al récord histórico de Gerd Müller.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();