fcb.portal.reset.password

Messi y Rakitic, celebrando el 0-2 contra el Levante. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

La cuarta victoria en cuatro jornadas de Liga del Barça se ha producido en el campo de un Levante que ha claudicado justo antes del descanso, cuando en pocos minutos de diferencia se ha quedado con diez y Rakitic le sentenció con el 0-2. Antes, Neymar había abierto la lata y Messi, que falló un penalti, se había vestido de asistente de lujo. Luis Enrique dosificó algunos de sus hombres en la segunda mitad, mientras el resto ampliaba la goleada hasta el 0-5.

A pesar del resultado definitivo, los azulgrana, de carmesí, se han encontrado de entrada a un Levante agresivo y vertical. Les intentaba jugar de tú a tú y les ha provocado un buen susto en el minuto 14, con una acción muy peligrosa de Morales por la derecha que Rakitic ha neutralizado sobre la línea de gol. Al cuarto de hora aparecería el Leo Messi más generoso. De sus botas nacerían una serie de buenas opciones culés, como un disparo demasiado cruzado de Alba (min 16) o una intervención crucial de Jesús ante Neymar (min 20). El delantero brasileño se ha anticipado acto seguido al portero local con la cabeza -en un largo pase de Mascherano-, pero el remate se ha escapado fuera.

A la tercera fue la vencida. Como no, Messi se ha inventado un pase estratosférico para un Neymar que ha ganado la espalda a su defensor y se ha driblado al portero para marcar el 0-1 (min 24). Un premio a la insistencia. Poco después, el mago argentino forzó un penalti que costó la expulsión de Vyntra. Una de las claves de la noche, pese a que el lanzamiento de la pena máxima del propio Messi -muy potente a la derecha de Jesús- saliera desviado. Porque el Barça se sobrepuso deprisa. Justo antes del descanso, Rakitic enganchó un disparo impresionante desde la frontal y lo clavaba al fondo de la red. Así, con el 0-2, finalizaba un primer tiempo muy movido y pasado por agua.

Con la ventaja en el marcador y la superioridad numérica, el equipo ha vivido una segunda mitad mucho más sencilla. Sería sin Neymar, que en la reanudación ha dejado su puesto a Sandro tras sufrir unas molestias en un tobillo. Y ha sido precisamente el delantero canario el autor del 0-3 al aprovechar otro regalo de Messi. En la última media hora, Luis Enrique buscaría el control con Xavi, en una entrada que daba descanso a Busquets y la posición de mediocentro a Rakitic. No se detendría el Barça. A continuación, Pedro rubricaba el cuarto gracias al pase de la muerte de Jordi Alba (min 63).

Con la mirada ya enfocada a un calendario denso, Iniesta también cedió su sitio, en este caso a Sergi Roberto. Faltaba sólo el gol de Messi y éste llegaba tras una imprecisión del portero y la defensa ‘granota’. El '10', sin compasión, ha marcado con un globo con la derecha. Sin más historia, unos problemas en un pie han hecho que Alba acabara de central y Mathieu de lateral izquierdo la primera gran goleada oficial de la era Luis Enrique. Sintomático. El líder no afloja.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();