fcb.portal.reset.password

Neymar i Rafinha, dos de las claves de la victoria con el Villarreal. FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

  • Desde el primer minuto: El equipo de Luis Enrique ha marcado el ritmo del partido desde el primer minuto. Los azulgrana tenían el control del balón y Jordi Alba, Rafinha, Iniesta, Messi, Suárez y Neymar pisaban área constantemente. A pesar  del primer tanto de Cheryshev, los azulgrana no han bajado los brazos y la constancia ha tenido el premio del gol de Neymar antes de llegar al descanso.

  • Neymar: El brasileño está en estado de gracia. Su racha goleadora no tiene fin, sea la competición que sea. Con el 0-1 ha aprovechado un rechace de Asenjo tras una buena rosca de Rafinha para hacer el 15º gol en esta Liga y el 22º de la temporada. En la segunda parte ha sido un dolor de cabeza constante para la defensa del Villarreal y ha sido protagonista de una jugada en la que s'ha reclamado penalti.

  • Doble remontada: Un ejemplo claro que demuestra la gran concentración de todo el equipo ha sido la forma en que ha sabido remontar los dos goles del Villarreal. Cabe recordar que los ‘groguets’ llevaban 18 partidos sin perder y esta noche han demostrado toda su calidad adelantándose dos veces en el marcador y llevando un peligro constante. Se prevén unas semifinales de Copa del Rey de gran dificultad.

  • Rafinha: El canterano volvía al once y lo hacía en el lugar de Rakitic. El '12' azulgrana ha hecho un partido completo con mucha lucha y aportando mucho al juego ofensivo del equipo. El premio más que merecido ha sido el gol, su primero en la Liga, que ha supuesto el empate a dos. Rafinha ha seguido la jugada hasta la frontal de la pequeña, donde ha rematado. Una prueba de su ambición y espíritu ofensivo.

  • Messi: Y como no, Messi. El argentino ha vuelto a ser clave con un golazo con la pierna derecha que ha supuesto el 3-2 definitivo. Pero aparte de su habitual cita con el gol, el argentino ha liderado el equipo cuando peor lo estaban pasando los azulgranas. Ya en la segunda parte, Messi bajó con mucha frecuencia en el centro del campo para convertirse en una pieza más de la medul·lar  y construir desde allí el ataque azulgrana.

Volver arriba