fcb.portal.reset.password

Berlín-Tempelhof

La celebración de la quinta Liga de Campeones de la historia del FC Barcelona ha comenzado en el momento que el árbitro del partido, Cuneyt Cakir, ha pitado el final. La alegría se ha desatado sobre el césped del Estadio Olímpico de Berlín, y la fiesta se trasladará posteriormente a uno de los puntos más emblemáticos de la capital alemana. La expedición azulgrana celebrará la consecución del triplete en el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof.

Del 1909 al 1923 se realizaron pequeños vuelos, como la primera exhibición aérea de la historia, y a partir de 1923 se convirtió en uno de los aeropuertos de más tráfico de Europa. Con la división del territorio alemán después de la II Guerra Mundial, Tempelhof pasó a ser de dominio militar, hasta la caída del Muro de Berlín. A partir de entonces pasó a ser un aeropuerto comercial, hasta que las pérdidas provocaron su cierre.

El espacio berlinés ha pasado a ser, desde 2010, uno de los parques urbanos más grandes del mundo y acoge numerosas actividades culturales, como festivales de música o ferias de moda. Cuenta con 380 hectáreas de extensión, y supera, por ejemplo, al Central Park de Nueva York. Allí, el FC Barcelona celebrará la orejuda que ha conseguido el conjunto de Luis Enrique, la quinta de la historia del Club.

El puente aéreo

El 20 de junio de 1948, la Unión Soviética bloqueó las rutas terrestres y fluviales hacia Berlín Oeste como medida de presión hacia las fuerzas aliadas, y a partir de entonces la única vía de acceso fue la aérea. El Aeropuerto de Berlín-Tempelhof pasó a ser uno de los tres accesos principales a la capital alemana, y con los aeropuertos Tegel y el aeródromo de Gatow acogieron 1.400 vuelos diarios durante las 24 horas del día.

El bloqueo de Berlín y el puente aéreo terminaron el 30 de septiembre de 1949, cuando las fuerzas soviéticas comprobaron que las fuerzas occidentales no se rendirían.

Volver arriba