fcb.portal.reset.password

Suárez, Rakitic y Neymar, tras 0-1 / MIGUEL RUIZ-FCB

No ha fallado el Barça en la Liga en el tradicionalmente complejo campo del Granada. No se lo podía permitir tras el tropiezo de la semana anterior en casa. El equipo ha mantenido la inercia triunfal de Manchester en un partido que ha tuvo poco que ver con el del Etihad. El Barça, con cambios en todas las líneas excepto la delantera, se ha puesto el mono de trabajo para vencer de manera menos vistosa. Sin embargo, sobresaldrían la solvencia de Bravo, la lucidez de Rakitic y el olfato insaciable de Suárez.

Un choque entre Dani Alves y Javi Márquez que ha comportado sangre en la cara del primero y la amarilla para el segundo ya ha dejado un inicio de partido enrarecido. Con poco ritmo. El Granada alejaba al Barça de su área plantando la línea defensiva bastante adelantada. De esta manera, se acumulaban hombres en el centro del campo y esto, unido al mal estado del césped de Los Cármenes, dificultaba la circulación del esférico. No parecían cómodos los azulgrana.

Les vino de maravilla el 0-1, en el minuto 25, prácticamente en la primera ocasión clara. Lo provocó Suárez y lo remachó Rakitic, con un rechace defectuoso de Cala incluido. Sin embargo, no conseguía hacerse con el control el Barça. Incluso pudo empatar el Granada con un disparo de Javi Márquez desviado por Bravo con una mano providencial (min 41). Antes del descanso, ha sido Oier el que salvaba la diana de Messi en posición franca. El partido estaba por cerrar.

Reanudación movida

Podía haber sido en la reanudación, gracias a una asociación de los dos protagonistas del primer gol, con papeles cambiados. Una pared exquisita entre Suárez y Rakitic la culminó el uruguayo con sutileza ante Oier. A continuación, sin embargo, el Granada recortaba distancias por medio de Fran Rico, que transformaba un riguroso penalti de Bartra a Lass. Volvía la incertidumbre. El resultado y la dinámica seguían siendo peligrosos, aunque el Granada apenas incomodaba.

La sentencia azulgrana llevó el sello nuevamente de los omnipresentes Rakitic y Suárez, pero esta vez quien marcaba era Messi, a placer (min 70). El 1-3 terminó con la esperanza granadina. A partir de ahí el Barça se haría con la posesión y reaparecería con claridad en los dominios de Oier. El exazulgrana le ha ganado la partida a Messi y Pedro mientras se consumía un duelo en el saco de los culés por la vía práctica.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();