fcb.portal.reset.password

Fontàs, en un partido de esta temporada / celtavigo.net

Andreu Fontàs vive su segunda temporada en el Celta, donde llegó de la mano de Luis Enrique, con quien había coincidido en el Barça B. Sólo tiene 25 años, pero acumula experiencias de todos los colores y ya actúa como un veterano en el eje de la defensa gallega. Con él, el Celta se asegura una buena salida de balón desde detrás, un aspecto importante en los planteamientos del técnico Eduardo Berizzo.

Este domingo, en Balaídos, el de Banyoles se reencuentra con el que fue su equipo entre el 2011 y el 2013. El objetivo personal y de sus compañeros: repetir la actuación que les llevó al triunfo en la primera vuelta (0-1).

¿Lo que hizo en el Camp Nou el Celta, es lo que muchas veces se denomina como 'el partido perfecto' para batir al Barça?
"Sí. Nos salió todo perfecto e incluso así, haciéndolo muy bien tanto en ataque como en defensa, el Barça tuvo ocasiones que por suerte nuestra no entraron. En cambio, nosotros fuimos muy efectivos. Nos fue todo de cara".

¿Cree que pueden volver a sorprender al Barça?
"Todo puede pasar. Sabemos que es muy difícil y que delante tendremos a un rival de mucho nivel, pero también que alguna opción habrá si lo hacemos como en la primera vuelta. Y además con el apoyo de nuestra afición. El técnico nos está mentalizando de que es un partido muy bonito de jugar y que si lo hacemos como en el Camp Nou tendremos oportunidades".El técnico nos está mentalizando de que es un partido muy bonito de jugar y que si lo hacemos como en el Camp Nou tendremos oportunidades
Una vuelta después, ¿cómo explica la trayectoria de aquel Celta que salió triunfal del Camp Nou?
"Esa victoria fue uno de los mejores momentos de la temporada, pero luego estuvimos diez jornadas sin ganar. Pasamos del mejor al peor. Las cosas no nos salían. A pesar de hacer algunos buenos partidos, no acompañaban los resultados. Ahora hemos recuperado la buena racha y nos sentimos en una situación cómoda".

Décimo en la clasificación, a 14 puntos de Europa y 12 por encima del descenso, ¿su equipo mira hacia arriba o hacia abajo?
"Intentamos mirar siempre hacia arriba. Ahora bien, la prioridad desde el principio ha sido evitar el descenso. Contamos que los 40 puntos te dan la salvación. A partir de aquí, sí podríamos pensar en Europa, teniendo en cuenta que es muy complicado".

Fue Luis Enrique, en el Barça B, el que le situó de central por primera vez. ¿Cómo le convenció?
"No es que me tuviera que convencer. En aquellos momentos solía jugar de medio defensivo y no tenía demasiadas oportunidades. Se dieron las circunstancias para que fuera yo quien jugara allí, en la defensa, y me lo tomé con mucha ilusión. Y me sentí a gusto. La verdad es que hubiera jugado en la posición que hubiese hecho falta".


¿Alguien de la casa como usted se acostumbra a jugar contra el Barça o siempre se le hará extraño?
"Es muy especial para mí. Es el día que te reencuentras con muchos ex compañeros y amigos. Te lo marcas en el calendario. Yo lo vivo con muchas ganas y, sí, se hace un poco extraño".

¿Le cambió futbolísticamente o personalmente la lesión en la rodilla de la temporada 2011/12?
"Futbolísticamente mucho. Me afectó mucho y nadie que haya pasado por eso puede decir lo contrario. Te hace estar apartado muchos meses, sin poder trabajar y te frena la progresión. Personalmente también me marcó. Me hizo más fuerte, ya que te enseña que no todo es tan bonito en el mundo del fútbol. Hasta entonces nunca había tenido una lesión importante y todo me había ido sobre ruedas. Aquello me sirvió mucho para crecer".

¿Qué tiene Vigo que le haya hecho encajar tan bien?
"Estoy muy contento aquí. Estoy encantado con la ciudad, el club y la gente. Desde el primer momento he contado mucho para los entrenadores y la continuidad y la confianza te hacen sentir bien. Esto ha sido clave. Sobre todo porque me había costado mucho después de la lesión, con una cesión al Mallorca incluida. Aquí todo ha cuadrado".

Volver arriba
_satellite.pageBottom();