fcb.portal.reset.password

Pinya tras el gol de Suárez contra el Madrid / MIGUEL RUIZ-FCB

El Clásico nunca decepciona. El de este domingo en el Camp Nou ha acabado con el FC Barcelona imponiéndose por 2-1 y ampliando su diferencia al frente de la clasificación hasta los cuatro puntos. Ha sido un triunfo trabajado, de carácter, ante un Madrid que ha plantado mucha cara hasta el gol de Suárez. A partir de ahí, los hombres de Luis Enrique han sido superiores y han perdonado repetidamente una tercera diana que habría igualado el goal-average.

Habría sido éste un premio extra para un Barça práctico, luchador y orgulloso que se dispara en la tabla cuando quedan sólo diez jornadas por disputarse. Si hace su trabajo en el camino que queda por recorrer, será campeón sin depender de otros resultados.

Omnipresente Mathieu

Decían las previas que el FC Barcelona era el equipo que mejor llegaba al Clásico. Los primeros minutos, en los que los hombres de Luis Enrique han podido imponer su ritmo de partido, parecían confirmar esta teoría. Iniesta ha avisado rápido por banda izquierda contra un Madrid que defendía con un 4-4-2 que retrasaba la posición de Bale.

Los blancos han mejorado con el paso de los minutos. Un remate al larguero de Ronaldo ha servido de aviso para un Barça que cada vez se sentía menos cómodo sobre el césped. Sin embargo, se ha avanzado en el marcador gracias a un cabezazo de Mathieu -le ha ganado la posición a Ramos- en una falta ejecutada por Messi desde el vértice izquierdo. El central francés se ha erigido en uno de los mejores hombres culés, junto con Piqué, encargados de cortar prácticamente todo lo que se acercaba al área de Bravo.

El partido ha vivido un nuevo giro en su guión en el minuto 30, cuando Neymar Jr ha desperdiciado una clara ocasión para poner el 2-0 en el marcador. En la acción siguiente, un Madrid veloz al contragolpe ha acabado firmando el empate mediante Cristiano Ronaldo. El tanto ha hecho daño a los culés, que han vivido momentos de desconcierto y angustia hasta el descanso.

Aparece Suárez

Los minutos iniciales del segundo tiempo han estado marcados por una altísima intensidad en el juego. El Clásico se ha convertido en un correcalles en el que pudo adelantarse el Madrid pero que ha decidido Luis Suárez. Un control y una definición brillantes del uruguayo han servido para batir a Casillas y poner el 2-1 en el marcador.

El tanto ha sido seguido por más intensidad y más tensión. Modric, Mascherano, Isco e Iniesta han visto la amarilla en un margen de diez minutos. Una expulsión parecía cercana.

Mientras tanto, el FC Barcelona ha recuperado el ritmo de un partido que no siempre había tenido controlado. El Madrid, desinflado, ya sin fuerzas, ha bajado los brazos en un tramo final de partido en el que el 3-1 ha estado en las botas de Neymar Jr, Messi, Suárez, Jordi Alba... El balón, sin embargo, no ha querido entrar más. Tampoco hacía tanta falta: el Clásico se quedaba en casa.

Volver arriba