fcb.portal.reset.password

Gol de Neymar contra el PSG. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça se ha ganado el primer puesto en su grupo de la Liga de Campeones con una gran remontada sobre el poderoso Paris Saint-Germain en el Camp Nou. Una noche que quedará para el recuerdo, en primer lugar, por la sorprendente alineación de Luis Enrique y, evidentemente, por los goles de Messi, Neymar y Suárez que han esterilizado el de Ibrahimovic. En un duelo que no ha decepcionado a las expectativas, rico en matices tácticos, el conjunto azulgrana se ha hecho valer en Europa.

Esta sacudida de Luis Enrique al once inicial ha quedado definida con el pitido inicial. Bartra, Piqué y Mathieu formaban una línea de tres defensas; Mascherano y Busquets se alineaban en un doble pivote; Pedro, Iniesta y Neymar en la media punta; y Messi Suárez delante. Líneas bien juntas. Con esta disposición el técnico buscaba altura en la retaguardia, control y, sobre todo, el equilibrio que le faltó en el Parque de los Príncipes. El dominio ha sido catalán desde el principio ante un PSG tímido de entrada.

Eso sí, en la primera aproximación, en una acción bien trenzada por parte de los galos, Ibrahimovic la clavaba al fondo de la red (min 15). La respuesta del Barça ha sido inmediata. En el minuto 19, Suárez descolgaba un balón de Mascherano y Messi lo remachaba con la derecha a bocajarro. El gol ha reforzado la confianza del equipo, que seguía interiorizando los automatismos del nuevo sistema. Ahora bien, cuando el PSG llegaba lo hacía de verdad. Y Moura perdonó el 1-2 cuando, entrando desde atrás, lo tenía todo a favor (min 29). Acto seguido, Ter Stegen detenía un disparo de Cavani. Demostraban tener las ideas claras con y sin balón los de Laurent Blanc.

A continuación sería el Barça el que pegaría. Y de qué manera. En el minuto 39 Sirigu salvaba la diana de Suárez y, justo después, Neymar firmaba un golazo con un ajustado disparo desde fuera del área. Se estaba viendo una primera parte de altura, emocionante y con individualidades brillantes. Y la segunda prometía nuevas emociones con un París Saint-Germain más estirado. El 2-2 rondó la línea de gol culé en el minuto 54 y hasta un heroico Marc Bartra lo terminó salvando bajo palos. El Barça había perdido un punto de precisión en la reanudación. También un poco de pausa en el juego. El partido estaba más abierto que nunca.

El equipo parecía notar el desgaste físico y Luis Enrique introducía a Rakitic y Xavi en la medular por Pedro e Iniesta. Pasaba así a defensa de cuatro el Barça, con Bartra a la derecha. Ha sido Xavi el que ha madurado el 3-1, obra del 'killer' Luis Suárez con la intervención de Messi y Neymar (min 77). A partir de aquí, el PSG quemaría todas sus naves, pero serían los locales los que crearían más ocasiones para ampliar distancias. No hacía falta. El objetivo estaba conseguido.

Volver arriba