fcb.portal.reset.password

Duda y Neymar, en el Camp Nou / MIGUEL RUIZ-FCB

La dinámica triunfal barcelonista concluyó de forma inesperada ante el Málaga en el Camp Nou. Once victorias acumulaban los hombres de Luis Enrique antes de esta cita de Liga, previa a la vuelta a la Champions en Manchester. Hasta que se han topado con un contrario excelso tácticamente, imbatible en defensa, buen administrador de su diana madrugadora. No podría salvar ningún punto el Barça, no era su día.

Se ha visto enseguida. Un accidente inicial ha marcado la primera parte. Y el partido. En el minuto 7, el portero Kameni ha servido en largo buscando la defensa desprevenida. El balón cayó en los pies de Alves, que lo ha intentado ceder al primer toque Bravo, pero el pase ha quedado corto y Juanmi lo ha interceptado para firmar el 0-1 a placer. Con este resultado de entrada, el guión previsto se ha acentuado. Atacaba y atacaba el Barça ante un Málaga muy aculado y ordenado.

Inmediatamente Welligton ha salvado bajo palos el empate de Rafinha (min 9), pero poco a poco el conjunto azulgrana ha perdido finura y ha caído en la precipitación. Salía muy poco de la cueva el Málaga. Eso sí, bien habría podido encontrar el segundo en un par de contras culminadas por Huerta a la media hora de juego. Hacía su partido a la perfección. Aparte de la ocasión de Rafinha, sólo Iniesta, entrando desde la segunda línea, ha podido desarticular la defensa visitante en el primer tiempo. Su cabezazo moriría en las manos de Kameni (min 38).

Parecía más animado al Barça en la reanudación. Quería ritmo. Y que sufriera el Málaga, que perdía tiempo a cara descubierta. Tenían las ideas claras los de Javi Gracia. Tanto, que sobrevolaba el 1-1, pero también habría podido caer el 0-2 en un despliegue. Presionaban los locales, sin llegar a chutar a portería. Salían piernas de todas partes para frenar las embestidas culés. En el minuto 67, Luis Enrique ha sacudido al equipo introduciendo a Pedro por Iniesta y colocando cuatro puntas.

Se volcaba al Barça. Con la entrada de Mascherano acabaría con defensa de tres. Con más corazón que cabeza. Desesperado por los fueras de juego y la consistencia andaluza. Y por la falta de acierto. La mejor oportunidad fue de Pedro, perdida en el lateral de la red (min 84). Dos más de Suárez y Piqué, que ha finalizado de delantero centro, han puesto el punto y final a una tarde dolorosa y desafortunada.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();