fcb.portal.reset.password

Suárez y Messi, contra el Levante / MIGUEL RUIZ-FCB.

Que el Barça vive un momento soleado y dulce se ha vuelto a comprobar esta tarde en el Camp Nou ante el Levante. El conjunto local ha completado otra actuación impecable en la Liga y sumó el undécimo triunfo seguido en el global de competiciones. Esta vez por un contundente 5-0. Neymar primero, un hat-trick de Messi y una obra de arte de Luis Suárez (suplente) han convertido una posible trampa en una fiesta.

Y es que avisaba Luis Enrique, en la previa, de un Levante bien armado físicamente y defensivamente. Así, los ‘granota’ se plantaban en el Camp Nou con una potente pareja de pivotes formada por Diop y Simao y acumulando hombres detrás, con las líneas muy juntas, esperando su opción. Mandaba el Barça, con novedades en el once como Montoya, Bartra y Pedro. La ausencia de Suárez en la alineación dejaba a Messi de falso 9 en su partido 300 de Liga.

De las botas del '10' ha nacido el primer tanto del día, con la rúbrica de Neymar en el minuto 16. Esta vez arrancando desde la izquierda, donde encontraba más espacios, Messi ha asistido al delantero brasileño, quien ha batido al portero Mariño con un toque parabólico y un poco afortunado. La movilidad y la velocidad de circulación de los atacantes desmontaba la retaguardia foránea. Estos demostraban fe en los contragolpes y a balón parado. No podía perder la atención al Barça. Ni la intensidad.

Insistía el equipo, principalmente con Leo Messi de punta de lanza. Y el argentino encontraría ya el premio del gol en el minuto 38. Eso sí, le debe una buena parte a Marc Bartra. El central ha recuperado el esférico en la zona de creación rival y lo ha cedido al argentino, que no perdonó con la derecha. El Levante no podía ni respirar, era un KO por agotamiento. Agradecía el descanso y que el Barça arrancase en la reanudación en progresión, como en el primer tiempo.

Sin embargo, no tardaría mucho en aparecer de nuevo la tripleta ofensiva culé. Un Neymar muy generoso desequilibraba por la izquierda y buscaba constantemente a Messi, a milímetros de volver a mojar. Cada vez eran menos las excursiones levantinistas. El tercero ha caído por su propio peso: Busquets se ha inventado un pase picado que ha desarticulado toda la defensa y Pedro lo descolgó para que Messi marcara a placer (min 59). A continuación, el mejor jugador del mundo firmaba su hat-trick particular transformando con seguridad un penalti cometido sobre Neymar.

Se lo pasaba bien el Camp Nou. El momento pletórico del equipo empujaba la ola de las gradas e invitaba a los cánticos de euforia. Y sobre el césped no había tregua. A pesar de los cambios, el equipo no entendía de rebajas. La traca final ha sido obra de Luis Suárez, que acababa de entrar por Neymar, con un gol de tijera monumental. Para el recuerdo. Como la racha del Barça.

Volver arriba