fcb.portal.reset.password

Neymar i Messi contra el Granada. FOTO: GERMÁN PARGA-FCB.

Lo que olía a una misión pesada se ha acabado transformando en una exhibición. El Barça ha destrozado el planteamiento del Granada con una exhibición atacante y un amplio despliegue defensivo. Neymar, con un triplete, ha sido su punta de lanza, mientras que Messi, brillante, ha sido quien ha hundido el muro justo antes del descanso. Hasta media docena de goles cantaría el Camp Nou mientras Bravo guardaba el candado. El equipo sigue imbatido en seis jornadas.

Se le presentaba al Barça, de nuevo, el reto de atacar en estático porque el Granada -como el Málaga el miércoles- le esperaba muy encerrado. Sin dejar huecos. De entrada el Barça sólo encontraba espacios por los carriles, ya que el rival alineaba a cuatro mediocentros. Tenía ritmo el encuentro. Pese a que el Barça llevaba la voz cantante, el primer aviso fue del contrario. En el minuto 7, El Arabi, desde el suelo en buena posición, disparaba al larguero.

A pesar de ello, el inicio azulgrana ha sido prometedor. Los de Luis Enrique combinaban con velocidad y precisión, y recuperaban el balón deprisa. Se podía hablar de monólogo. Munir, a puerta vacía tras una asistencia sorpresa de Mathieu, no ha podido acertar (min 9) y luego a Messi le anularon el tanto por un fuera de juego riguroso (min 12). Insistia el Barça, que sumaba seis córners en 20 minutos. Los contragolpes eran el principal argumento andaluz.

El 1-0 llegaría en un regalo que no desaprovecharía Neymar. El brasileño ha interceptado un pase atrás de Yuste y se ha quedado solo ante Nyom y el portero Robert. Su disparo ha tocado en el defensa y se ha convertido en la primera diana de la tarde (min 25). El equipo asfixiaba al Granada a través de su intensa y agresiva presión. Y los de Joaquín Caparrós han claudicado antes del descanso. Es cuando han surgido los goles de Rakitic –de precioso cabezazo tras un eslalon y centro de Messi- y el segundo en la cuenta particular de Neymar.

El 2-0 ha sido clave para el Barça. Y es que, previamente, el Granada había amenazado con una transición fulgurante. Con 3-0, la segunda parte haría bajada. El cuadro andaluz se mostraba más ambicioso con la presencia de Piti y Silvestre sobre el césped. Esto se traducía en más margen en los pasillos interiores. Allí Xavi, debutante en la Liga como titular, dirigía las ofensivas culés. Una gran estirada de Roberto ha impedido su gol de falta (min 56). Se estaba viendo la cara más generosa de Messi, un asistente de lujo.

Ovación de gala en el minuto 58. Rakitic ha dejado su puesto a Sergi Roberto. El Barça jugaba con absoluta comodidad y se sucedían sus oportunidades. Y faltaba el gol de la tarde. Xavi, desde el círculo central, ha abierto a la internada de Alves y éste, sin dejar botar la pelota, la ha centrado a la cabeza de Messi, que no perdonó. A continuación, Neymar firmaba su triplete, asistido por el argentino. Festival.

Con el 5-0 el Barça se ha permitido algunas jugadas atacantes de cara a la galería, en plena ola, pero no rebajaría en ningún momento la concentración defensiva. Aún antes de terminar, un pícaro Messi robaba el esférico a Murillo y definía a placer ante Murillo. El crack no perdona. Su equipo tampoco. Ni delante ni detrás.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();